Reflexiones viajeras: El final de un viaje

980818_536205226438234_1381857220_o

Cuando empezamos un viaje siempre lo hacemos con mucha ilusión. Nosotros y nuestro viaje y parece que ya nada más exista. Nos sentimos únicos. Nos llenamos de emoción, tenemos nervios, hacemos preparativos y planes de futuro. Somos felices. Los viajes nos hacen felices. Por eso viajamos.

Algunos viajes duran más, otros menos, algunos son más aventureros, otros más tranquilos. Normalmente son nuestros viajes más largos los que dejan su huella más importante en nuestra alma. Nos cambian. Nos hacen mejores y más experimentados.

Cuando uno viaja sin fecha límite a veces hay un día en que empieza a sentirse cansado. Tiene dudas. Ya no se siente tan feliz. Esa emoción que había al principio se va derritiendo como un pedazo de hielo en el que la temperatura no para subir. Sabe que se acerca el final y le cuesta reconocerlo, le entran los miedos. ¿Y después qué? ¿Qué hacer cuando esto termine?

Cuando uno presiente que llega el final ya no hay marcha atrás. Así son los viajes, la mayoría tienen final. Viajar por costumbre tampoco tiene sentido si ya no te hace feliz. Solo unos pocos privilegiados pueden mantenerse viajando y felices indefinidamente. Los envidio.

Cuando llega el fin hay que aceptarlo. Disfrutar de tu destino final y buscar nuevos horizontes pero sin olvidar nunca ese viaje que tantos momentos de felicidad te trajo y cuya experiencia nunca nadie te podrá quitar. Forma parte de ti. Pero así son los viajes, y así es la vida. Afortunadamente ésta es larga y si pones de tu parte te ofrece otras oportunidades de viajar. Por mucho que al final de un viaje, cueste tanto ver el principio del siguiente. No estés triste porque termine tu viaje, sino agradecido por haber viajado. Quién sabe, quizás a la próxima tú también seas uno de esos pocos afortunados que viajan para siempre.


¿Tenéis dudas? Leed esto antes de comentar:

A pesar de que intento responder todas las dudas expresadas en los comentarios, a veces no puedo. Si queréis hacerme alguna pregunta, la manera más directa es vía twitter: @Mundo_Nomada. También podéis plantearla en nuestro Grupo de Facebook de Viajeros por Tailandia y el Sudeste Asiático

Pol Comaposada Vilar

Autor de este Blog. Vivo en Bangkok desde 2010, cuando me quedé al terminar un año sabático de viaje por Asia y Oceanía. Si queréis saber más leed el por qué fue una decisión acertada. Organizo viajes con mi agencia en Tailandia – Mundo Nomada Travel Co.,Ltd.. Podéis encontrarme en Facebook, Twitter, Instagram o Linkedin. Fins aviat!

Pol Comaposada Vilar

3 Comments

  1. diciembre 18, 2014

    Hola soy nuevo en el blog, es increible lo que te genera un viaje que cuando se termina, la resaca se podría llamar queda meses dentro de uno preguntándose que estarán haciendo los amigos nuevos, como estará el lugar, que pasaría si me voy a vivir a ese lugar y asi sucesivamente.

    Responder
  2. noviembre 27, 2014

    Me encanta, cuanta razón!

    Este verano fue mi primer viaje largo, fuimos a Tailandia y volví completamente enamorada de ese país. Volví con muchísima pena pero ahora, meses después ya estamos preparando el del verano que viene a Indonesia y ya todo se ve de otro color menos triste :)

    Saludos!

    Responder
    • diciembre 1, 2014

      Gracias Sara ;)

      Indonesia es genial, seguro que también te gustará mucho.

      Suerte con tu nuevo viaje!
      Pol.

      Responder

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *