Subiendo el Monte Fuji en una noche de septiembre

subiendo-el-monte-fuji

Una ascensión poco planeada

Al igual que en mi primera ruta por Japón, mi tercer viaje al país nipón fue algo improvisado. Lo organicé un mes antes de partir y la idea era principalmente pasar una semana en Hokkaido y acercarnos después al Monte Fuji, el más alto y famoso del país. No tenía intención de subirlo, ni me había informado sobre esa posibilidad.

Mi vuelo de vuelta desde Sapporo, la capital de Hokkaido, hasta Tokio lo compré para el 10 de septiembre. Por curiosidad leí un poco sobre la ascensión al Monte Fuji, y mi sorpresa fue el ver que ese mismo día 10 era el último día en que las instalaciones en el monte estaban abiertas y en que aún se recomendaba su ascensión. Yo llegaría el mismo 10 tarde, pero en la web informaban de que el día 11 las instalaciones seguirían abiertas para quienes bajaran del monte. Se puede subir de día o se puede hacer de noche para disfrutar de la salida del sol desde la cima. Esa era la opción que parecía que me quedaba. Tomé nota del dato y me fui de viaje.

Mapa-del-Monte-Fuji

Viajando por Hokkaido me empezaron a entrar ganas de probar de subir el monte así que me informé un poco más y me enteré de que existen varias rutas pero que la más popular, y la que parecía más recomendable para mí, es la Yoshida Trail. El punto de comienzo del trekking es un lugar llamado Mount Fuji 5th Station. Por Google Maps vi que la ciudad más cercana al punto de comienzo de la excursión era Fujiyoshida, así que reservé un Ryokan (hostal con baños tradicionales japoneses) allí.

El largo día (y noche) de la subida

El día 10 de septiembre me desperté temprano en la isla de Hokkaido, concretamente en Furano, conduje dos horas hasta el Aeropuerto de Sapporo y tomé un vuelo al Aeropuerto de Haneda, en Tokio. Al llegar, alquilamos otro coche e hicimos dos horas más de autopista hasta Fujiyoshida. Todo esto sin saber si realmente tendría oportunidad de subir el monte, pero con mucha ilusión para intentarlo.

monte-fuji

Al llegar por la tarde del día 10 de septiembre a Asmui Onsen, el hostal tipo ryokan que habíamos reservado, nos recibió una pareja de japoneses mayores muy majos. La gente mayor en Japón es una pasada. Él, que hablaba bastante bien inglés ya que yo no sé nada de japonés, me estuvo animando a subir el monte. Me informó de que, al contrario de lo yo creía leyendo la website oficial del monte, las fechas de subida son algo flexibles mientras haga buen tiempo. Lo que las instalaciones que uno se encuentra en el Fuji durante la ascensión solo están abiertas durante un par meses al año (de 1 de julio a mediados septiembre), cuando no hay nieve y el clima suele ser bueno, así que son estas las fechas en que más se recomienda subirlo y en que, nada más y nada menos que 300 mil personas lo intentan.

monte-fuji*Foto de mi viaje en 2012, en mi reciente visita en septiembre de 2016, no estaba nevado

El abuelo del hostal me entregó un par de mapas y hasta una botella de oxígeno por si me afectaba el mal de altura. La cima del Monte Fuji está a 3770 metros sobre el nivel del mar así que sufrir mal de altura es posible.

Así fue como me decidí a intentarlo. Lo haría de noche ya que parecía que el tiempo para el día 11 por la tarde no sería muy bueno así que me convenía aprovechar el buen tiempo que sí se esperaba temprano por la mañana.

habitacion-asumi

Cansado, pero con ilusión y algo de nervios, me fui a dormir en el bonito tatami del Asumi Onsen sobre las 19h y puse el despertador a las 22:15h. Después de descansar esas 3h que me supieron a gloria, mi novia me llevó desde Fujiyoshida al punto de comienzo de la subida (la Mount Fuji 5th Station) en el coche que teníamos alquilado. Fueron 50 minutos de carretera oscura y solitaria desde la que se apreciaba la silueta del Monte Fuji oscura como el cielo estrellado que la rodeaba. Ni rastro de nubes ¡Genial! No obstante, al no ver otros coches, todo tenía pinta de que allí no habría ni dios subiendo, aunque siendo el último día de la temporada en que se recomendaba subir el monte y, además, siendo sábado, creía que sí tenía que haber bastante gente interesada en subirlo.

La hora de la verdad: la subida al Monte Fuji

Al llegar a la famosa Mount Fuji 5th Station había bastantes coches pero pocas personas. A pesar de ser principios de otoño, allí ya se empezaba a notar el frío. Me puse mi jersey, el polo de montaña, el gorro, tejanos, botas y el frontal y salí en busca del camino desde el que se comienza.

Tuve que pagar 1000 Yen en una oficina con 3 japoneses y me dispuse a empezar andar por donde marcaba el comienzo de Yoshida trail. Era negra noche. No había ni dios. Hice 100 metros y paré. Miré hacia atrás y vi luces de otra gente que se acercaba. Me esperaría a que pasaran y les seguiría a la distancia o me uniría a ellos. Eso de empezar solo sin ver un pijo no me terminaba de convencer. Las luces resultaron ser 3 japoneses de 25 años muy animados, con música pop americana y que no hablaban una palabra de inglés, pero a los que terminé uniéndome. Éramos pues, cuatro personas, nadie más por allí.

parada-subiendo-al-monte-fuji

El camino al principio es bastante plano e incluso bajas algunos metros. Pasas por un bosque no muy frondoso hasta llegar a los que serían los pies del inmenso volcán, del Monte Fuji. A partir de allí ya no hay ni un árbol ni una planta y todo son rocas y piedras volcánicas. A medida que subes, vas viendo las luces de la ciudad de Fujiyoshida a tus pies en lo que es un paisaje nocturno casi mágico.

luces-de-la-ciudad-mientras-subiamos

tienda-mont-fuji

Poco a poco empezamos a encontrar gente, la mayoría japoneses, camino a la cima. Iban preparadísimos con ropa de montaña de marca, mochilas bastante grandes y palos de trekking. Al llegar a la primera parada, la 6th Station, ya había al menos 10 o 15 personas. A medida que íbamos subiendo, íbamos encontrando a más alpinistas.

A partir de los 3000 metros de altura

Llevábamos ya dos o tres horas subiendo cuando llegamos a los 3000 metros. A partir de aquí conviene empezar a bajar el ritmo. Andar más despacio intentando cansarse menos y respirando bien. Es importante también hidratarse bien bebiendo continuamente. De subir demasiado rápido y forzando el cuerpo, corres el riesgo de empezar a notar los efectos del mal de altura: pérdida de la coordinación y el equilibrio, dolor de cabeza y hasta vómitos. De llegar a ese nivel lo mejor es dejar de subir y empezar a bajar. Al hacerlo los síntomas deberían desaparecer. Creo que quien más, quien menos, algo nota al subir a estas alturas. Los pasos cuestan más o hay momentos en que ves que has perdido algo de equilibrio y el pie no pisa donde debería. En ese caso hay que bajar el ritmo sin alarmarse, a no ser que los síntomas empeoren.

subiendo-por-la-noche

A partir de este punto empezamos a encontrar a más y más gente y hasta a grupos grandes con guías. Algunos japoneses hacían uso de las botellitas de oxígeno que llevaban. Al mirar hacia arriba, todo, prácticamente todo el camino, eran luces de los frontales de los excursionistas.

¿Monte Fuji o Cruce de Shibuya?

Cuando estábamos ya sobre los 3300 metros de altura, empezó a haber mucha gente en todos lados. Tanta que los últimos 200 metros los pasamos haciendo cola. Paso a paso, siguiendo a la persona que tenías delante. ¡Eso parecía el cruce de Shibuya! Efectivamente al ser sábado y el último día de la temporada en que se recomendaba la ascensión, había habido un efecto llamada y eso estaba a reventar de gente. Me recordó el Monte Hua Shan de China, que también subí de noche y con cientos de chinos aunque muchos iban con sandalias. Nada que ver con la equipación que llevaban los nipones.

Finalmente, entre cientos de personas, llegamos a la cima. Eran las 5h de la mañana, llevábamos casi 6h de ascensión y aún faltaban unos minutos para el amanecer.

en-la-cima-del-monte

top-of-mont-fuji

En la cima del Monte Fuji hay algunas pequeñas edificaciones rudimentarias hecha de piedra que se nota que han sufrido todo tipo de inclemencias del tiempo y algunos miradores. Al mirar hacia abajo todo eran nubes. La salida del sol se quedó en poca cosa al haber tantas nubes, pero el paisaje no dejaba de ser impresionante. Me acerqué al cráter del volcán y quedé alucinado con dimensión ¡Es inmenso!

crater-del-monte-fuji

salida-del-sol

El clima en la cima era bastante malo: un frío que helaba los huesos y un viento que levantaba hasta piedras. Como me temía antes de empezar, yo no iba lo suficiente abrigado. Ni siquiera llevaba guantes para una temperatura cercana a 0 grados así que estuve solo unos 40 minutos arriba para esperar el amanecer. Una vez de día empecé a bajar.

bajando-entre-la-niebla

salida-del-sol-en-fuji

La bajada es mucho más rápida. En unas 3h lo tienes hecho. Una parte del camino de bajada del Yoshida Trail es distinto. Se baja por otro lado en un camino que va haciendo eses hasta el final. Todo son piedras y las rodillas lo sufren, pero las vistas durante toda la bajada fueron de ensueño. Mirases donde mirases estabas rodeado de un mar de nubes. Poco a poco se fueron viendo también la silueta de algunas montañas lejanas y a medida que descendías empezabas a ver la vegetación que rodea la base del monte. La bajada fue una gozada.

bajando-del-fuji

bajando-el-monte-fuji

Muchas de las fotos de este artículo fueron tomadas con mi móvil ya que la cámara se quedó sin batería. El siguiente vídeo fue hecho con una cámara de acción y con el móvil:

1 minuto de vídeo de la subida al Monte Fuji

¿Cuándo se puede subir el Monte Fuji?

Poder se puede en varias fechas aunque en según qué épocas se requieren unos altos conocimientos de montaña y una equipación profesional para hacerlo. Es peligroso.
Las fechas en que es accesible a prácticamente todo el mundo que le ponga ganas y en que las instalaciones están abiertas durante el camino (tiendas, baños, guías y organizadores, etc.), son las que marca la página web oficial y que suelen ser de 1 de julio a 10 de septiembre.

monte-fuji-nubes

¿Cuánto se tarda en subirlo y bajarlo?

Por el Yoshida Trail son unas 5-6h para subir y unas 2-3h para bajar. De todos modos hay otras rutas que podéis ver en la web oficial, enlazada en la respuesta anterior.

viendo-el-paisaje

¿Qué hay que pagar?

Si vas con tu propio vehículo tendrás que pagar 2080 Yen de peaje al entrar y al salir del punto de comienzo del trekking, la Mount Fuji 5th Station. Además, hay que pagar 1000 Yen por alpinista que se dedican a la conservación de la montaña.

¿Qué se recomienda llevar?

En caso de subirlo en septiembre y de noche, como hice yo, se recomienda buena ropa de abrigo, gorra, botas de montaña, unos 2 litros de agua, un impermeable, una linterna tipo frontal y el móvil para posibles emergencias. Durante la ruta en alguna parada hay hasta wifi gratuito.

¿Cómo se llega al punto de comienzo de la ascensión?

La Mount Fuji 5th Station está a unos 50 minutos en coche de Fujiyoshida. Se puede llegar en vehículo privado o en autobús desde varios lugares. También se puede ir directamente desde Tokio en autobús directo desde la Shinjuku Bus Terminal de Tokio. Para más info acceded a la web oficial enlazada anteriormente.

¿Os alojaréis en Fujiyoshida? ¡Dormid en el Asmui Onsen!

El Asumi Onsen de Fujiyoshida es un ryokan con un precio bastante competitivo. Ofrece habitaciones medianas con tatami y futones para dormir. Obviamente, también cuenta con baños Onsen. La pareja de japoneses mayores que lo llevan son de lo más agradable con lo que os recomiendo mucho alojaros allí.

Dormir en Fujiyoshida es una buena opción ya que, además del Monte Fuji, desde la ciudad podréis visitar los 4 lagos de sus alrededores.

lago-del-monte-fuji


¿Tenéis dudas? Leed esto antes de comentar:

A pesar de que intento responder todas las dudas expresadas en los comentarios, a veces no puedo. Si queréis hacerme alguna pregunta, la manera más directa es vía twitter: @Mundo_Nomada. También podéis plantearla en nuestro Grupo de Facebook de Viajeros por Tailandia y el Sudeste Asiático

Pol Comaposada Vilar

Autor de este Blog. Vivo en Bangkok desde 2010, cuando me quedé al terminar un año sabático de viaje por Asia y Oceanía. Si queréis saber más leed el por qué fue una decisión acertada. Organizo viajes con mi agencia en Tailandia – Mundo Nomada Travel Co.,Ltd.. Podéis encontrarme en Facebook, Twitter, Instagram o Linkedin. Fins aviat!

Pol Comaposada Vilar

3 Comments

  1. Arturo Rosillo
    octubre 4, 2016

    Qué genial relato! Yo también quiero subirlo, me enteré gracias a ti y ya estoy emocionado.

    Responder
  2. septiembre 16, 2016

    Quina passada, ets tota una inspiració! M’apunto la pujada a la muntanya per quan estigui més en forma. Japó és un cúmul d’inputs constants, gairebé tots positius. Segueix descobrint-nos als teus seguidors aquests petits grans secret, endavant!

    Responder
    • Pol Comaposada Vilar
      septiembre 16, 2016

      Moltes gràcies Albert!

      A veure quan fem algun soparet per Bangkok.

      Una abraçada,

      Responder

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *