¡Viaja con nosotros a Tailandia!

Mundo nómada travel Agencia de viajes en tailandia
Pide tu presupuesto ¡Viaja con Nosotros a Tailandia!

Los Templos de Angkor y su historia

Articulo

Antiguos templos de piedra escondidos en medio de la selva donde, a lo largo de los siglos, enormes árboles han echado raíces, fusionándose con los templos y creando un espectáculo de gran belleza. Estatuas y relieves representando sorprendentes criaturas fantásticas y mitos de la religión hindú. Una infinidad de torres de piedra que en cada uno de sus lados muestran un rostro con expresión serena y un tanto enigmática.

Los famosísimos Templos de Angkor, Patrimonio Mundial de la UNESCO, son el principal reclamo turístico y la mayor razón de mucha gente para viajar a Camboya. En este caso, la fama de los Templos de Angkor está más que justificada, ya que son una auténtica maravilla.

Visité Angkor por primera vez en el año 1998, y desde el año 2010 mi trabajo como tour leader me ha llevado a visitarlo repetidamente hasta perder la cuenta de cuántas veces he estado… ¡pero la verdad es que todavía no me he aburrido de ellos!

Angkor es enorme en todos los aspectos: se conservan más de 150 Templos de Angkor en Camboya y monumentos; muchos de ellos de enormes dimensiones. Están diseminados en una enorme área de 400 km2, y abarcan un enorme periodo de más de 6 siglos: desde principios del siglo IX a mediados del XV.

Pero, por suerte para el visitante, los templos más destacados de la época dorada de Angkor se encuentran próximos entre sí, dentro de un área mucho más reducida. De modo que es -incluso- posible visitar los Templos de Angkor más destacados en un solo día.

Templos-de-Angkor-Wat

Al hacer la visita de los Templos de Angkor hay que tener muy presente que, lo que vemos, es sólo una pequeña parte de lo que fue la gran capital: lo único que vemos hoy en día son las construcciones hechas en piedra o ladrillo, materiales reservados para los templos de los dioses, pero el resto de construcciones, casas, palacios y edificios públicos, estaban hechos de madera, y el tiempo los ha consumido por completo.

Tened en cuenta que en su época dorada se calcula que Angkor llegó a tener alrededor de un millón de habitantes, en una época en la que Londres tenía una población de sólo unas 50.000 personas.

Un poco de historia de los Templos de Angkor

La verdad es que los templos son tan impresionantes que su visita se puede disfrutar sin tener la menor idea de la historia de los Templos de Angkor, ni de la civilización jemer que los construyó.

Aun así recomendamos muchísimo, o bien hacer la visita con un buen guía local, o bien leer sobre la historia del imperio jemer, de Angkor y de los templos que se desee visitar: esto, sin duda, aportará una dimensión de profundidad a la visita, y os permitirá entrever la historia que se esconde detrás de las piedras.

A continuación os hacemos un resumen de lo más destacado que hay que conocer de la historia de Angkor:

El inicio del Imperio de Angkor (800-1000)

El territorio de la actual Camboya estaba formado por un conjunto de principados independientes hasta que, a finales del siglo XIII, mediante varias alianzas y campañas militares, el rey Jayavarman II (802-850) logró unificar el territorio bajo su mando.

Situó su capital entre Roluos (20 km al sureste de Angkor Wat) y Phnom Kulen (40 km al noreste de Angkor Wat), se autoproclamó devaraja (dios-rey), representante en la tierra del dios hindú Shiva, e instauró el culto a este dios como la religión de estado.

 Templo-de-Angkor-Wat

Todos los reyes de Angkor que le sucedieron se proclamaron devaraja y, al inicio de sus reinados, construyeron un templo, a poder ser más grande y majestuoso que el de su predecesor, con el fin de consagrar su relación con los dioses.

Además, según las posibilidades de cada momento, los reyes ordenaban la construcción de más templos, con el fin de reforzar el poder y prestigio de ellos mismos y del reino… ¡y por ello con el paso de los siglos se fue acumulando una gran cantidad de templos! El monarca elegía cuál era el culto religioso del reino, de modo que varias corrientes del hinduismo y del budismo se fueron sucediendo una tras otra a lo largo de los siglos como religión oficial del reino.

Los barays, los enormes estanques de agua que todavía pueden verse en Angkor, fueron también un elemento muy importante:

  • A nivel religioso, como representación de los océanos que rodean la montaña de los dioses (el Monte Meru), en la cosmogonía hindú y budista.
  • A nivel práctico, como enormes receptáculos del agua de las lluvias que nutría los cultivos de la región mediante un complejo sistema de canalizaciones.

La época dorada de Angkor (1000-1220)

La época dorada de Angkor, durante la que se construyeron los templos más espectaculares, no fue sólo un tiempo de prosperidad y expansión del Imperio, sino que fue, al mismo tiempo, un tiempo de conflictos y guerra con los reinos vecinos. En su apogeo, el imperio de Angkor llegó a controlar gran parte del sudeste asiático continental, incluyendo la práctica totalidad de la actual Tailandia, gran parte del actual Laos y parte del actual sur de Vietnam.

Suryavarman II (1113-1149) fue el rey que construyó el impresionante Templo de Angkor Wat (que explicamos más adelante), y adoptó el culto al Dios hindú Vishnú. En esa misma época, en Europa se construía la catedral de Notre Dame, y tenían lugar las cruzadas.

Terraza de los elefantes Terraza de los elefantes en Angkor

Guerras contra los Cham: los habitantes del antiguo reino de Champa (en el extremo sur del actual Vietnam), los Cham fueron uno de los enemigos más destacados del reino de Angkor, hasta el punto que los llegaron a invadir y arrasar la capital de Angkor en el año 1177. Pronto serían expulsados y el nuevo rey, Jayavarman VII, construiría la maravillosa Angkor Thom para reemplazar la capital destruida.

Jayavarman VII (1181-1220) fue uno de los reyes más poderosos del imperio jemer y fue, sin duda, el rey más prolífico en la construcción: ordenó levantar una gran cantidad de templos, embalses, y una extensa red de carreteras con un centenar de hospitales y más de un centenar de casas de huéspedes para los viajeros y oficiales. El reinado de Jayavarman VII se considera la cúspide de la época dorada del Imperio de Angkor y la civilización jemer.

Este rey adoptó el budismo de la vertiente Mahayana como religión del reino, e instauró el culto a Avalokiteshvara, el bodhisattva de la compasión.

El declive y la caída de Angkor (1220-1431)

Tras la muerte de Jayavarman VII, el hinduismo volvió a imponerse como la religión del estado durante un siglo. La productividad del reino fue disminuyendo gradualmente, los complejos sistemas de irrigación se fueron estropeando, y en los países vecinos surgieron nuevos reinos poderosos que fueron una amenaza cada vez más grande para Angkor.

El rey Srindravarman (1295-1307) no construyó ninguna gran obra arquitectónica, pero hizo algo muy importante: fue en su reinado cuando se adoptó el budismo de la vertiente Theravada como religión de Estado, la religión que profesa la gran mayoría de la población camboyana hasta día de hoy.

Figura de Buda en Angkor

En el año 1351, y otra vez en 1431, los ejércitos siameses del reino de Ayutthaya (actual Tailandia) invadieron y saquearon Angkor. Esta última invasión siamesa se considera el fin del Imperio, cuando Angkor dejó de ser la capital jemer y la corte se trasladó a Phnom Penh.

A pesar de que Angkor decayó enormemente, la actividad no se interrumpió por completo y, algunas construcciones importantes, como el enorme Buda reclinado del muro del Templo Baphuon, fueron construidas durante el siglo XVI.

Europa descubre Angkor

En la década de 1860, el explorador francés Henri Mouhot llegó a los Templos de Angkor Wat encabezando una expedición de la Sociedad Geográfica Real de Londres. Las publicaciones europeas de la época narrando sus hallazgos levantaros una gran expectación y descubrieron Angkor a los europeos pero, en realidad, no se puede calificar de descubrimiento: otros extranjeros habían estado ya antes en el lugar y, lo que es más importante, el lugar era perfectamente conocido por los habitantes autóctonos y nunca había sido abandonado.

Pero a lo largo de los siglos la jungla y la vegetación se habían apoderado de nuevo del lugar, hasta el punto que era una tarea muy difícil quitar la vegetación sin dañar las estructuras de piedra.

A partir de la década de 1930 se empezaron grandes trabajos de restauración, que se vieron interrumpidos durante la Guerra Civil y la época de los Jemeres Rojos, y los templos siguieron dañados debido a los conflictos bélicos y el comercio ilegal de arte.

Un nuevo momento de inflexión llegó en 1992 cuando los Templos de Angkor fueron declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO, hecho que supuso un gran impulso a su restauración y al incremento constante del turismo, que se disparó desde aquel momento y sigue creciendo año tras año.

Raices en Angkor Wat

Pero como la historia de los Templos de Angkor contada, a menudo, se reduce a reyes y batallas, pasando de largo del modo cómo vivía la población local en su día a día, recomendamos muchísimo la lectura del libro Vida y Costumbres de Camboya: Relato del viaje de Zhou Daguan a Angkor, un libro breve pero interesantísimo, ya que es el único testimonio escrito de la vida diaria en Angkor, obra de un diplomático chino que vivió un año ahí a finales del siglo XIII. El libro no está distribuido en España, pero lo podéis comprar en este enlace.

Guía de los Templos de Angkor para visitantes

A continuación os damos toda la información práctica que os permitirá planear con éxito cómo visitar los Templos de Angkor:

Entradas para los Templos de Angkor

La venta de entradas para los Templos de Angkor está centralizada en un gran recinto, el Angkor Enterprise Ticket Office, que abre todos los días de 05:00 a 17:30, y está situado en la carretera 60 unos 5 km al noreste del centro de Siem Reap.

Las entradas se debe pagar en dólares USD. Los precios de los Templos de Angkor y hay las siguientes opciones:

  • 1 día – 37$ USD
  • 3 días – 62$ USD
  • 7 días – 72$ USD

Niños: la entrada a los Templos de Angkor es gratuita para los niños de menos de 12 años. Por razones de seguridad, hay algunos lugares en los que no se permite su acceso, como el 3r nivel de Angkor Wat (el Bakan) o el Templo Baphuon.

Entrando en Angkor Wat

La impresionante cantidad de ventanillas de venta que hay (que no deja lugar a dudas sobre la enorme cantidad de turistas que llegan a visitar Angkor) hace que el tiempo de espera en las colas sea mínimo: se va a la ventanilla adecuada según el número de días de visita, se paga, te sacan una foto, y en un par de minutos te entregan la entrada con tu fotografía impresa a un lado… ¡Y ya estamos listos para visitar los templos!

Para quienes destinen 2 días a visitar los Templos de Angkor, lo más conveniente es comprar el ticket de 3 días, ya que sale más barato que dos tickets de 1 día.

Hay páginas de Internet donde es posible comprar las entradas online, pero es algo completamente innecesario, ya que sale bastante más caro y el sistema presencial de compra es realmente fácil y rápido.

Muy importante: ¡llevad siempre la entrada con vosotros y mantenedla en buen estado! Tanto en la entrada del parque arqueológico, como en la entrada de cada uno de los templos, hay vigilantes a quienes deberéis mostrar la entrada.

Quienes dediquéis más de un día a la visita, ¡no olvidéis la entrada en el hotel o tendréis que regresar a buscarla! Es práctico usar una funda de plástico colgada al cuello con una cinta, como las que se usan para las acreditaciones en los congresos.

En época de lluvias hay que tener especial cuidado: si la entrada se moja y se deteriora en exceso, hasta el punto levantar dudas sobre su autenticidad, deja de ser válida y tendréis que comprar una nueva.

Horarios de los Templos de Angkor

El horario de apertura de los Templos de Angkor es de 07:30 a 17:30, aunque hay 4 excepciones:

  • Los Templos de Angkor Wat y Srah Srang abren a las 05:00 (y cierran a las 17:30) para permitir ver la salida del sol.
  • Los Templos Phnom Bakheng y Pre Rup abren también a las 05:00 y cierran a las 19:00, de modo que permiten ver tanto la salida como la puesta de sol.

¿Cuántos días hacen falta para visitar los Templos de Angkor?

No existe una única respuesta que sea válida para todo el mundo, ya que depende del tiempo del que dispongáis para vuestro viaje, y de las ganas que tengáis de profundizar en la visita.

Por mi experiencia os diría que lo que más satisface a la mayoría de viajeros es dedicar dos días enteros a la visita de los Templos de Camboya de Angkor, ya que 2 días son tiempo suficiente para ver lo más interesante, y al mismo tiempo si se hace una buena selección los templos son muy variados, e incluso los viajeros que se cansan rápido de las piedras no tienen tiempo de aburrirse.

A pesar de ello, quien sólo disponga de un día también tiene tiempo suficiente de visitar los principales templos (en este caso recomendamos centrar la visita en Angkor Wat, Angkor Thom y Ta Prohm), y quien tenga el tiempo y la predisposición suficientes el lugar da para dedicarle todos los días que se quiera.

Templo de Baphuon en Angkor

Panorámica del Templo de Baphuon

¿Se puede evitar la masificación?

Los Templos de Angkor reciben cada año más visitantes, y como os podéis imaginar nadie quiere perderse los templos más famosos (Angkor Wat, Bayon, Ta Prohm, Banteay Srei), a los que todo el mundo acude.

Desde la primera vez que estuve en Angkor -hace más de 20 años- hasta la actualidad, la diferencia es abismal: actualmente los Templos de Angkor reciben unos 2,5 millones de visitantes al año.

Debido a la gran cantidad de turistas, conviene seguir ciertas estrategias para evitar la masificación en la medida de lo posible.

Por un lado, hay que saber que la temporada alta es entre noviembre y febrero (que es cuando el clima es seco y lo más fresco que puede llegar a ser en Camboya), y en esta época hay más turismo que en la temporada mayo-octubre (temporada baja), aunque entonces hace más calor y es época de lluvias.

El momento más tranquilo del día es durante la hora de la comida, ya que muchos de los grandes grupos de turistas regresan a Siem Reap para comer.

Tiene la desventaja de que es el momento más caluroso y soleado del día, pero en la época fresca es una buena opción aprovechar esta franja para visitar los templos más famosos, e incluso en época calurosa se puede aprovechar para visitar los templos con cobertura boscosa, como el Ta Prohm o el Preah Khan, o para admirar los magníficos bajo-relieves de Angkor Wat.

Más adelante, en el apartado dedicado a cada uno de los principales Templos de Angkor, os comentamos cuándo es el mejor momento del día para visitarlos.

Niño monje budista

Transporte para visitar los Templos de Angkor

La visita de los Templos de Angkor requiere andar bastante, ya que la mayoría de templos son de grandes dimensiones, y además el acceso hasta ellos suele ser a través de un relativamente largo camino arbolado. Pero en cualquier caso las distancias entre los templos son demasiado largas para recorrerlas andando y, es imprescindible contar con un medio de transporte. Aquí os cuento cuáles son las distintas opciones de transporte:

  • REMORK: se trata de motos con remolque tipo tuk-tuk, y son en general un buena opción, cómoda, divertida y económica: 12-15$/día, para máximo 4 personas. En caso de lluvia ya no son tan prácticos, y en caso de mucho calor se puede echar en falta el aire acondicionado de los coches/furgonetas.
  • TAXI: es también una muy buena opción, aproximadamente el doble de cara que el remork: 25-30$/día, para máximo 4 personas. Para grupos más grandes, hay furgonetas y minibuses a precios también muy razonables (una furgoneta de 12 plazas puede costar alrededor de 50$/día).
  • MOTODUP: se trata de las moto-taxi, en las que se trata de ir de paquete en una moto con conductor. El precio es de 8-10$/día, aunque es una opción no muy confortable.
  • BICI: se pueden alquilar por unos 2-3$/día, y es importantísimo comprobar que estén en buen estado antes de emprender el camino. Hay muchos caminos y el terreno es llano, pero hay que vigilar mucho con el calor, y por ello es importante evitar las horas de más sol, llevar gorro y gafas de sol y beber mucha agua.
  • MOTO: aunque en muchos foros de Internet se dice que no está permitido, nosotros hemos recorrido los templos alquilando moto en Siem Reap, y es de hecho una de las alternativas más recomendables, en caso de que en el momento de vuestra visita la normativa vigente lo permita.
  • E-BIKE: hoy en día hay varias compañías en Siem Reap que ofrecen alquiler de e-bikes, a un precio variable de entre 12-25$/día. Conviene preguntar los detalles del tiempo de autonomía, peso máximo por moto y puntos de carga: algunas compañías tienen puestos de carga en Angkor, y otros no. En este caso hay que recargar en algún restaurante local, que suelen permitirlo a cambio de tomar una consumición.

Tuk Tuk de Batman en Angkor Wat

Normas de etiqueta en Angkor

Hasta hace unos pocos años los códigos de vestimenta para visitar los templos eran bastante laxos, pero desde que saltaron a los medios varios casos de turistas posando desnudos entre los templos, e incluso grabando alguna película más que subida de tono, en 2016 se decidió imponer un códigos de vestimenta más estricto.

Básicamente, se trata de vestir de forma respetuosa, del mismo modo que la tradición marca para los templos budistas del sudeste asiático: pantalones/faldas que cubran hasta debajo de las rodillas, y camiseta/camisa que no deje los hombros al descubierto. La ropa no debe tener transparencias.

Normas de etiqueta en Angkor

Salidas y puestas de sol en Angkor ¿merecen la pena?

Madrugar para ver la salida de sol en Angkor Wat, o ver la puesta de sol desde lo alto de los Templos de Phnom Bakheng y Pre Rup son actividades bastante populares entre los turistas.

Pero, ¿merece la pena? Yo os diría que no es imprescindible, aunque todo va a gustos. Hay que tener en cuenta que en época de lluvias (de mayo a octubre) lo más habitual es que el cielo esté nublado y no permita ver propiamente el sol y, tener claro que, debido a que a estas horas solo se permite acceder a unos pocos templos, hay que esperar cierta (o mucha) masificación.

Para la salida de sol en Angkor Wat, casi todo el mundo se sitúa frente a uno de los estanques que permiten sacar la famosa foto con el reflejo de Angkor Wat sobre el agua… motivo por el que suele ser buena idea ponerse en cualquier otro lugar excepto este.

Para la puesta de sol en Phnom Bakheng, en cambio, sólo se permite que haya 300 personas al mismo tiempo, y por ello hay que elegir entre llegar hacia las 16:00 y esperar un largo rato, o bien llegar más tarde y arriesgarse a hacer largas colas, que fácilmente pueden ser de más de una hora.

Comida y bebida en los Templos de Angkor

Encontrar agua y refrescos fríos durante la visita no resulta ningún problema, ya que en las inmediaciones de cada templo siempre hay pequeños puestos de vendedores locales, y así además se contribuye a la economía local.

Respecto a la comida, dentro de la zona de los Templos de Angkor hay docenas de restaurantes, desde establecimientos sencillos y bastante económicos (aunque al ser para turistas siempre más caros que un restaurante local camboyano), hasta restaurantes de más nivel y comodidades.

En frente de la entrada principal de Angkor Wat es donde se encuentra la agrupación más grande de restaurantes. En la época más calurosa del año es, sin duda, más recomendable optar por la segunda opción, para darse un respiro y reponer fuerzas con el aire acondicionado.

Cuando visité Angkor por primera vez, viajando de mochilero hace más de veinte años, todos los platos de los restaurantes sencillos tenían un único precio… pero pronto descubrimos que dentro de cada restaurante tenían cartas con exactamente los mismos platos pero a diferente precio (de 1$ a 5$ creo recordar), que repartían entre los turistas en función del poder adquisitivo que les suponían: 2$ para el turista español, 5$ para el turista japonés, etc. Que yo sepa esta picaresca ya ha pasado a la historia… ¡pero andad precavidos!

Impresionantes relieves en Angkor

Niños vendedores en Angkor

En la entrada de los templos más concurridos suele haber una gran cantidad de vendedores locales ofreciendo bebidas, camisetas, libros, acuarelas y todo tipo de productos a los turistas.

Muchos de ellos son adultos, pero entre ellos hay también una gran cantidad de niños vendedores de todas las edades que, a través del trato diario con los turistas, han aprendido el vocabulario básico de una cantidad sorprendente de idiomas (¡y algunos tienen un nivel sorprendente!).

Por mucha ternura que despierten estos niños, hay que tener muy claro que comprar sus productos, o darles caramelos o dinero, les incentiva a seguir mendigando en lugar de acudir a la escuela.

Quien desee ayudar a estos niños tiene la posibilidad de colaborar con alguna de las muchas ONG locales que desarrollan programas de inclusión para las comunidades más desfavorecidas de Camboya.

Siem Reap, campamento base de Angkor

Siem Reap es la ciudad situada unos pocos kilómetros al sur de los principales Templos de Angkor y, por ello es el campamento base que utiliza todo el mundo. No os vamos a dar aquí información práctica sobre la ciudad, ya que se trata de una ciudad repleta de hoteles, restaurantes, tiendas de todo tipo y pequeñas agencias de turismo, que da todas las facilidades al viajero.

A pesar de ello, como no es conveniente saturarse de templos, sí os puede resultar interesante conocer 12 actividades que hacer en Siem Reap más allá de los Templos de Angkor.

Pub Street de Siem reap

Los mejores Templos de Angkor que no os podéis perder

El Templo de Angkor Wat

Como no podría ser de otra manera, empezamos con Angkor Wat, el más famoso de entre todos los Templos de Angkor, símbolo de Camboya e imagen central de la bandera nacional. La impresión que produce acceder desde la entrada frontal y ver de repente la perfección de su forma y su simetría por primera vez es una sensación que no se olvida fácilmente.

El nombre de Angkor Wat significa “Ciudad de templos” o “templo de la ciudad” (Angkor: ciudad; Wat: templo), y es sólo el nombre específico de este templo, no del conjunto de Templos de Angkor, a pesar de que se trata de un error muy extendido.

Construido por el rey Suryavarman II a inicios del siglo XII como el principal templo de la capital y del imperio, nunca ha dejado de estar en uso desde su construcción, por mucho que los colonialistas franceses se vanaglorian de haberlo “redescubierto”. Con una superficie de casi 200 hectáreas, Angkor Wat es el recinto religioso más grande de todo el mundo.

Angkor Wat está dedicado al dios hindú Vishnú, y se cree que se concibió al mismo tiempo como santuario y como mausoleo para el propio rey Suryavarman II, ya que se encuentra orientado al oeste (a diferencia del resto de los Templos de Angkor, orientados al este) y sus relieves se leen en sentido opuesto a las agujas del reloj, hechos que se relacionan con las prácticas funerarias hindúes.

Como sucede con muchísimos de los Templos de Angkor, el diseño de Angkor Wat es una representación simbólica del Monte Meru, la montaña de los dioses según la mitología hindú y budista: completamente rodeada por el océano círculos concéntricos de océanos y montañas (representados por el foso y los muros exteriores) se encuentran las cinco cimas de la montaña de los dioses (las cinco torres centrales).

Principales puntos de interés del Templo de Angkor Wat:

  • El foso: el recinto de Angkor Wat está rodeado por un impresionante foso de dimensiones colosales: casi 200 metros de anchura y más de 5 km de perímetro.
  • Vista frontal desde la lejanía: recomendamos acceder a través de la entrada frontal (se puede hacer también por la posterior), ya que ofrece la visión panorámica más espectacular, que va cambiando gradualmente a medida que nos acercamos a las torres centrales.
  • Estatua del dios Vishnú: en una pequeña capilla inmediatamente a la derecha del acceso central hay una espectacular estatua del dios de 8 brazos Vishnú, al que está consagrado el templo.
  • Relieves de las galerías exteriores: reservad tiempo para poder admirar sin prisas, por lo menos, algunos de los preciosos relieves que resiguen los muros de las galerías exteriores, como la representación del cielo y el infierno, del ejército de Suryavarman II, o el que cuenta el mito hindú del “batido del océano de leche”, una de las escenas más representadas en todo Angkor.
  • Preah Poan (la Sala de los 1000 Dioses): es el nombre con el que se conoce la sala enclaustrada que hay en el centro neurálgico de Angkor Wat. Aquí era tradicional que los peregrinos dejasen estatuas de Buda como ofrenda, y hay 4 piscinas que estaban llenas de agua y tenían un uso ritual y curativo.
  • El Bakan: se trata del nivel superior de la torre central, el punto más elevado al que se puede acceder, que tiene un aforo limitado y suele requerir hacer un poco de cola.
  • Apsaras: en Angkor Wat hay más de 3000 apsaras (bailarinas celestiales) esculpidas en relieve sobre los muros, en variadas posturas de baile, distintos ropajes y hasta 37 peinados distintos. No os pasará desapercibido que hay una parte de su anatomía donde la piedra reluce, debido a que las manos de millones de turistas no se resisten a tocarla… ¿adivináis de cuál se trata?

¿Cuándo visitar el Templo de Angkor Wat?

Mucha gente acude a Angkor Wat para ver la salida del sol, pero muchos grupos turísticos abandonan el lugar justo después para ir a desayunar y, por ello, de 7 a 9 de la mañana suele ser un buen momento para visitar Angkor Wat: no hay mucha gente, y el clima todavía es relativamente fresco.

Además de la salida del sol, en general los visitantes tienden a visitar Angkor Wat por la tarde, debido a que el templo está orientado al oeste. Por este motivo suele haber menos visitantes por la mañana.

Angkor Thom

El nombre de Angkor Thom significa literalmente “Gran Ciudad” (Angkor: ciudad; Thom: grande), y no se trata de un templo, sino del lugar que a partir de finales del siglo XII pasó a ser la capital del imperio jemer, construida por el rey Jayavarman VII. Diseminados en su superficie de unos 10 km2 hay varios templos, como el Bayon, el Baphuon y el Phimeanakas, el espacio donde se encontraba el antiguo Palacio Real y varias terrazas.

La ciudad de Angkor Thom era una fortaleza inexpugnable: está protegida por una gran muralla cuadrada de 12 km de perímetro y 8 metros de altura, a su vez rodeada por un foso exterior de 100 metros de anchura.

A la visita de Angkor Thom merece dedicarle medio día entero. Os recomendamos hacer la visita en el orden que os lo contamos a continuación que, a partir de la segunda parada (el Bayon), lo mejor es dejar el vehículo y visitar andando el resto de lugares hasta el final.

La puerta del sur de Angkor Thom

De las 5 puertas de acceso a la ciudad de Angkor Thom, la puerta sur es la más popular, ya que es la que comunica con Angkor Wat y es la que ha sido más restaurada.

Más allá de la gran torre que corona la puerta de acceso, con sus caras esculpidas y sus trompas de elefante, lo más destacado de la puerta sur son las estatuas que flanquean el puente que cruza sobre el foso, que representan la lucha entre los dioses y los demonios, todos ellos tirando de la serpiente Mucalinda.

La escena es una representación del mito hindú del “batido del océano de leche”, y por lo feas que llegan a ser las caras de los demonios no es costará adivinar quiénes son estos y quiénes los dioses.

El Templo Bayon

El más famoso de los Templos de Angkor Thom (y uno de los más famosos de todo Angkor). Esta joya está situada en el centro exacto de Angkor Thom, con sus 54 torres decoradas con 216 enormes rostros sonrientes que representan el bodhisattva de la compasión, Avalokiteshvara.

Si bien los enormes rostros son el atractivo más evidente del lugar, nadie debe perderse los bajo-relieves que decoran el muro de las galerías exteriores, que para mí son incluso más bonitos que los de Angkor Wat; ya que además de batallas históricas muestran preciosas escenas de la vida cotidiana, con mucho sentido del humor y un talento artístico deslumbrante.

Templo de las caras Bayon

El Templo Baphuon

Una plataforma elevada de piedra de 200 metros da acceso al Baphuon, un templo con forma piramidal en representación del Monte Meru, la montaña de los dioses. Desde la parte más alta del templo -a la que se permite acceder-, hay unas vistas magníficas de los entornos selváticos.

Al bajar por el lado opuesto y seguir las señales hacia la salida, se llega al muro del lado oeste, que en el siglo XVI fue rediseñado para dar forma a un enorme Buda reclinado de 60 metros de largo. A primera vista no se percibe claramente, pero si lo miráis con detenimiento lo veréis sin lugar a dudas.

Phimeanakas

Phimeanakas significa “palacio celestial”, y se cree que antiguamente estaba coronado por una gran aguja de oro. Tiene también forma piramidal en representación del Monte Meru, y es el templo situado justo al lado de donde antiguamente se encontraba el Palacio Real, y tenía una importancia muy destacada, a pesar de que su estado de conservación deteriorado permita admirar sólo parte de su antigua grandeza.

Desde hace algunos años no se permite subir a él, por lo que hay que observarlo desde el exterior.

Área del Palacio Real

Hoy en día no queda ni rastro del antiguo Palacio Real ya que, al igual que todos los edificios excepto los templos, estaba hecho de madera. A pesar de ello, el espacio que ocupó el palacio viene de paso en este recorrido, y además de su bonito entorno selvático permite ver dos grandes piscinas. La piscina más grande estaba destinada a las concubinas del rey y, a juzgar de sus enormes proporciones, queda claro que el rey andaba bien entretenido. La otra piscina, bastante más pequeña, era la de los soldados.

La terraza de los elefantes

Esta gran terraza de 350 metros era la plataforma desde la que el rey hacía sus audiencias, daba sus discursos y contemplaba los desfiles y espectáculos que tenían lugar en la gran explanada de enfrente.

El nombre de “terraza de los elefantes” proviene de las cabezas de elefante esculpidas en la parte exterior de la base de la terraza. El elefante de tres cabezas es una representación de Erawan, la montura de Indra, el dios del cielo.

La terraza del Rey Leproso

Situada inmediatamente al norte de la anterior, se trata de una plataforma presidida por una estatua, conocida como el Rey Leproso por su mano deforme que parece consumida por la lepra. En realidad se trata de una representación del Yama, el dios de la muerte, puesto que esta terraza era el lugar de cremación de la familia real.

Justo al norte de la terraza y a nivel del suelo, hay un curioso pasillo en zigzag encerrado entre dos muros, esculpidos con figuras mitológicas.

Naturaleza comiendose Taprohm

¿Cuándo visitar Angkor Thom?

La visita de Angkor Thom es más común hacerla por la mañana que por la tarde, debido a que el Templo Bayon está orientado al este. Siempre existe la opción de visitarlo por la tarde, cuando suele estar algo menos concurrido. Es realmente improbable lograr visitar el Bayon sin estar rodeado de una multitud: todo el mundo que viene a Angkor visita este templo, y el espacio por el que se transita es realmente estrecho.

Por otro lado, muchos turistas solamente visitan el Bayon y no prosiguen con el resto de Templos de Angkor Thom, por lo que si bien el Bayon suele estar muy concurrido, el resto de Angkor Thom habitualmente se puede visitar sin masificación.

Ta Prohm

El famoso templo de las raíces fue construido en el año 1186 por el rey Jayavarman VII en homenaje a su madre. El increíble espectáculo de las enormes raíces que con el paso de los siglos han ido creciendo y fusionándose con la roca es algo que nadie debe perderse.

De hecho, todos los Templos de Angkor se encontraban en un estado parecido a este antes de que se empezase su restauración, pero este ha hecho fortuna precisamente porque gran parte de las raíces no se quitaron.

El Ta Prohm es uno de los templos más concurridos de todos los de Angkor, y más desde su aparición en la película Tomb Raider. Merece la pena dedicarle el tiempo suficiente para recorrerlo de cabo a rabo, ya que tiene muchos rincones y recodos, escondiendo numerosas escenas sobrecogedoras que invariablemente despiertan la admiración de los visitantes.

El Ta Prohm es uno de los templos donde se pueden ver de una forma más clara los avances de las tareas de restauración y, cada vez que lo visito, hay alguna nueva galería, cubierta o pequeño pabellón donde el año anterior había solamente un enorme montón de piedras.

 Ta Prohm de cerca

¿Cuándo visitar Ta Prohm?

La afluencia de turistas en Ta Prohm es muy impredecible, pero al tratarse de un templo muy visitado y con galerías y pasillos más bien estrechos, es difícil poder visitarlo sin cierta (o mucha) masificación.

Una opción para evitar las multitudes es visitarlo al mediodía cuando la mayoría de turistas están comiendo, ya que la mayor parte del templo está protegido del sol, ya sea por la piedra o por los árboles. Otra buena opción es visitarlo justo tras su apertura a las 07:30 de la mañana.

Banteay Srei

Este templo dedicado al dios Shiva se empezó a construir en el año 967, y es conocido como el Templo de las Mujeres debido a la delicadeza de sus relieves tallados en piedra arenisca rosada, que son considerados por muchos especialistas como las muestras más refinadas que existen del arte jemer.

Se trata de uno de los templos más pequeños de Angkor, pero es también uno de los más bellos. Un largo camino empedrado conduce hasta el reducido recinto central, pero antes de llegar ahí es recomendable detenerse para admirar los pedimentos de cada una de las puertas que encontraréis por el camino, ya que están todos ellos esculpidos con relieves exquisitos, representando figuras y escenas de la mitología hindú.

El recinto central es cuadrado, y se tiene que visitar resiguiendo el pasillo que lo rodea, ya que como medida de conservación desde hace algunos años no se permite acceder más adentro. Pero, casi todo lo que hay que ver, queda a la vista y suficientemente cerca para admirarlo con detalle: las tres torres centrales, las librerías, las esculturas de animales mitológicos que guardan el lugar, y los pedimentos de cada una de las puertas, con relieves que recrean escenas del poema épico hindú Ramayana.

El conjunto es de una gran belleza, igual que cada uno de sus detalles; de hecho, ¡es difícil encontrar un solo centímetro que no esté profusamente decorado!

En el exterior de la salida trasera del templo hay siempre una pequeña orquesta de música tradicional camboyana, integrada por músicos que han sido víctimas de las municiones de guerra que han quedado en el subsuelo del país tras décadas de guerra.

En otros templos hay orquestas parecidas, pero esta tiene la peculiaridad que el principal instrumento solista no es otro que… ¡una pequeña hoja!, que el intérprete sabe hacer vibrar emitiendo melodías de timbre y potencia sorprendentes.

¿Cuándo visitar Banteay Srei?

Debido a que Banteay Srei se encuentra más alejado que el resto de templos, unos 37 km al norte de Siem Reap, las horas en qué Banteay Srei suele estar más concurrido son a media mañana y a media tarde, por lo que visitarlo a primera hora de la mañana o última de la tarde suele ser una buena idea.

El mediodía no suele ser una buena opción, ya que este templo no tiene ninguna cobertura del sol. Se trata de un templo pequeño pero muy visitado, por lo que si se tiene la mala suerte de coincidir con algún gran grupo no hay táctica que logre evitar la masificación.

famosa imagen de Ta Prohm

Otros de los mejores Templos de Angkor

Estos son los principales Templos de Angkor, pero hay muchísimos más, cuanto menos famosos menos concurridos. Algunos, como Preah Khan, Neak Poan, Ta Som , Ta Keo, Ta Nei o Banteay Samre, son bastantes populares aunque reciben muchas menos visitas que los que hemos visto anteriormente y merecen la pena en función de vuestro interés y del tiempo que del que dispongáis.

Pero más allá de esto, os recomendamos incluir en vuestra ruta alguno de los templos que no son nada famosos, ya que lo más probable es que los tengáis literalmente para vosotros solos, y podáis experimentar un momento místico de solitud, ¡algo difícil de encontrar durante la visita de los Templos de Angkor!

Itinerarios de visita de los Templos de Angkor

Y para terminar, algunas sugerencias de itinerarios de visita de los Templos de Angkor, en función del número de días que decidáis dedicarles:

Visita de Angkor en 1 día

  • Mañana: Angkor Thom
  • Tarde: Ta Prohm, Angkor Wat

Visita de Angkor en 2 días

  • Día 1 mañana: Banteay Srei, Banteay Samre
  • Día 1 tarde: Prasat Kravan, Angkor Wat, Pre Rup
  • Día 2 mañana: Angkor Thom
  • Día 2 tarde: Ta Prohm, Preah Khan, Neak Poan

Visita de Angkor en 3 días

  • Día 1 mañana: Angkor Thom
  • Día 1 tarde: Preah Khan, Neak Poan, Ta Som
  • Día 2 mañana: mañana de descanso (¡no hay que saturarse!)
  • Día 2 tarde: Prasat Kravan, Angkor Wat, Pre Rup
  • Día 3 mañana: Banteay Srei, Banteay Samre
  • Día 3 tarde: Ta Prohm, Ta Keo, Ta Nei

Guía de habla hispana en Angkor Wat

Desde nuestro tour operador en Bangkok, Mundo Nómada Travel, ofrecemos a nuestros clientes guías en español en Angkor Wat. En este artículo podéis ver cómo es una visita en castellano a las ruinas.

Guía de habla hispana en Angkor Wat

Nuestros viajes por Camboya

Desde nuestra oficina en Bangkok ofrecemos viajes a Camboya con guía de habla hispana, de 7, 10 y 12 días y en grupos reducido. Además, también tenemos viajes que combinan distintos países, como nuestros viajes a Tailandia, Camboya y Vietnam y nuestros viajes a Vietnam y Camboya.

Para quien lo prefiera también contamos con escapadas breves de 3 y 4 días a los Templos de Angkor, que siempre se pueden combinar con un viaje a medida más largo. Todas estas opciones de viaje incluyen la visita de los maravillosos Templos de Angkor, que además podemos adaptar a medida para que incluyan exactamente los templos que vosotros queráis ver y las actividades que queráis hacer.

Si estás interesado en un viaje por Camboya, sea combinado o no con otros países del Sudeste Asiático, contacta con Mundo Nómada Travel y te diseñaremos una ruta a medida y haremos un presupuesto detallado con guías de habla hispana.

Lo hagáis con nosotros o por vuestra cuenta, esperamos que estos consejos os sean de utilidad para organizar vuestra visita de Angkor… ¡Disfrutad mucho de esta gran experiencia!



¿Tenéis dudas? Leed esto antes de comentar:

A pesar de que intento responder todas las dudas expresadas en los comentarios, a veces no puedo. Si queréis hacerme alguna pregunta, la manera más directa es vía twitter: @Mundo_Nomada. También podéis plantearla en nuestro Grupo de Facebook de Viajeros por Tailandia y el Sudeste Asiático

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *