¡Viaja con nosotros a Tailandia!

Mundo nómada travel Agencia de viajes en tailandia
Pide tu presupuesto ¡A medida y sin compromiso

Guía para organizar un primer viaje a Laos

Articulo

Laos es posiblemente el destino más desconocido de todo el sudeste asiático, pero año tras año hay cada vez más viajeros que se deciden a visitarlo, sobre todo gracias al boca oreja. Los viajeros suelen llegar a Laos sin tener mucha idea de lo que van a encontrar, pero casi todos pronto se rinden a los encantos del país. Y es que Laos tiene algunos ingredientes que le hacen diferente al resto. Con alrededor de siete millones de habitantes y una superficie algo inferior a la mitad de España, Laos es el país con menor densidad de población de todo el sudeste asiático. La mayor parte del país está ocupada por montañas cubiertas de selva, donde viven una cincuentena de grupos étnicos distintos. Todavía a día de hoy, la mayor parte de la población vive del trabajo en el campo. Más allá de la naturaleza desbordante y los atractivos turísticos del país, lo que suele enamorar a los viajeros es el carácter acogedor de sus gentes y su ritmo de vida pausado. Laos ofrece la mejor oportunidad para quien quiera hacer un viaje al pasado y vivir el auténtico espíritu del sudeste asiático tradicional.

monje-laosiano

Desde que pisé por primera vez Laos en octubre de 2006, he seguido viajando por el país casi todos los años, explorando cada una de sus 16 provincias. Nunca me ha decepcionado, y cada vez que me voy del país lo hago con el firme propósito de regresar pronto, para volver a visitar mis lugares favoritos y descubrir los rincones que todavía me quedan pendientes. A continuación, una breve guía con los consejos básicos para sacar el máximo provecho a un primer viaje a Laos.

Una muy buena ruta para un viaje de 14 días a Laos:

Día 1 – Llegada a Luang Prabang
Día 2 – Visita de Luang Prabang
Día 3 – Luang Prabang – Catarata Kuang Si – Paseo por el río y cuevas de Pak U
Día 4 – Luang Prabang – Nong Khiao
Día 5 – Entornos de Nong Khiao y río Nam U
Día 6 – Nong Khiao – Luang Namtha
Día 7 – Trekking en e Parque Nacional de Nam Ha (día 1)
Día 8 – Trekking en e Parque Nacional de Nam Ha (día 2)
Día 9 – Luang Namtha – Luang Prabang
Día 10 – Luang Prabang – Día Libre
Día 11 – Luang Prabang – Vang Vieng
Día 12 – Vang Vieng
Día 13 – Vang Vieng – Vientiane
Día 14 – Vientiane
Día 15 – Salida

Y si tenéis una semana más…

Día 14 – Vientiane – Bus nocturno a Pakse
Día 15 – Pakse – Ruinas jemeres de Champasak – Pakse
Día 16 – Pakse – Las 4.000 Islas
Día 17 – Las 4.000 Islas
Día 18 – Las 4.000 Islas
Día 19 – Las 4.000 Islas – Pakse
Día 20 – Meseta de Bolaven en moto
Día 21 – Meseta de Bolaven en moto
Día 22 – Pakse – Salida

Guía de Laos para un primer viaje

A pesar de ser un país poco conocido, Laos cuenta con muchos lugares a visitar, aunque muchos de ellos quedan fuera del alcance de los viajeros que no dispongan de mucho tiempo, debido al mal estado de las carreteras. En esta lista he seleccionado 10 de los lugares más recomendables para un primer viaje de 12-20 días, todos ellos más o menos fácilmente accesibles.

Campos-de-arroz

1) Luang Prabang, la preciosa capital cultural

La ciudad de Luang Prabang, para muchos la más bonita de todo el sudeste asiático, se extiende a partir de su centro histórico, declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO y situado en una pequeña península que forma la confluencia del río Mekong con uno de sus principales afluentes. Esta estrecha península de menos de un kilómetro de largo y poco más de doscientos cincuenta metros de ancho tiene en su centro la colina Phu Si, un espléndido mirador con vistas sobre la ciudad, los ríos que la rodean y un paisaje de colinas boscosas que se pierden ondulantes hasta donde alcanza la vista. Hay que reservar por lo menos tres días para visitar la ciudad, repleta de monasterios budistas en activo y rincones para explorar, así como sus entornos, que incluyen lugares imprescindibles como la catarata de Kuang Si, además de las cuevas de Pak U, encaramadas sobre el río Mekong, y las cataratas de Tad Sae. Luang Prabang es además uno de los pocos destinos de Laos que ofrece todo tipo de comodidades al viajero, con una enorme oferta de alojamientos, restaurantes, cafeterías y agencias de viaje. Encontraréis más información en nuestra Guía de Luang Prabang.

Calles-de-Luang-Prabang

2) De trekking por el norte: etnias y montañas

Debido a que las montañas ocupan el 80% de la superficie del Laos, a que es el país con mayor proporción de cobertura boscosa de la región, y a que en él habitan una cincuentena de grupos étnicos distintos, Laos es seguramente el país donde se pueden hacer los trekkings más memorables de todo el sudeste asiático continental. El norte de Laos es la región más popular entre los viajeros que quieren hacer trekking, y en especial la provincia de Luang Namtha, donde se encuentra el Área Natural Protegida de Nam Ha. Si bien esta ya es una buena opción, para quienes estén dispuestos a invertir tiempo e incomodidades para llegar a un área mucho más remota, la provincia de Phongsali, en el extremo norte, es la región de Laos donde se pueden hacer los trekkings más alucinantes, caminando entre bonitos paisajes montañosos selváticos y visitando aldeas de etnias minoritarias que siguen llevando un estilo de vida muy parecido al de sus antepasados. Para hacer trekking en Laos es imprescindible contratarlo en una agencia local, o por lo menos los servicios de un guía.

3) Vang Vieng, deportes de aventura entre montañas y arrozales

El paisaje idílico de los entornos de Vang Vieng, y su ubicación junto a la carretera que une la capital con Luang Prabang, hicieron que lo que hasta hace un par de décadas era una pequeña aldea de pescadores se fuese convirtiendo en uno de los destinos más populares del sudeste asiático para los jóvenes mochileros. Los entornos naturales de Vang Vieng son realmente espectaculares, marcados por el río Nam Song, los arrozales y las formaciones de piedra caliza repletas de cuevas, y no es extraño que en el lugar se haya desarrollado una gran oferta de actividades de aventura, incluyendo kayak, bici de montaña, senderismo o escalada… además del famoso tubing, que consiste en sentarse sobre un gran neumático y dejarse arrastrar río abajo por la corriente. A pesar de que la elevada proporción de turistas hace que Vang Vieng no sea el mejor lugar para encontrar la “esencia de Laos”, sus entornos naturales difícilmente pueden defraudar al viajero. Encontraréis información detallada en nuestra Guía de Vang Vieng.

Vistas-de-Vang-Vieng

4) Vientiane, la capital

Vientiane no es una ciudad que enamore a primera vista, pero es un lugar por donde casi todos los viajeros a Laos pasan en algún momento de su ruta, y bien merece que se dedique un tiempo a explorar sus rincones más interesantes. La capital de Laos es diferente a cualquier otra población del país, y es la única que realmente merece el calificativo de “ciudad”. La zona del antiguo centro histórico, siempre cerca del río Mekong, es donde se encuentra la mayor concentración de hoteles y restaurantes. Al anochecer es imprescindible hacer una visita al Paseo junto al río, donde se monta un mercado nocturno y los habitantes locales acuden para pasear y practicar deporte. En Vientiane hay algunos de los monasterios budistas más importantes del país, como el Vat Sisaket, el Vat Ho Pha Kaeo, el Vat Si Muang o la gran estupa dorada del That Luang, emblema del país. A unos 20 quilómetros de la ciudad se encuentra el Buddha Park, un parque con algunas esculturas gigantes muy popular entre los turistas. Encontraréis información detallada de la capital de Laos en nuestra Guía de Vientiane.

Vientiane-de-noche

5) Nong Khiao y el río Nam U

Situado unas 3-4 horas al noreste de Luang Prabang, Nong Khiao es un pueblo ubicado a ambos lados de un puente sobre el río Nam U y literalmente rodeado de espectaculares montañas de piedra caliza. Es un lugar muy tranquilo que invita a la contemplación, y además permite hacer variadas excursiones en los entornos del río. Más allá de contemplar el precioso paisaje con una Beer Lao en la mano, una de las actividades más recomendables es subir la cercana colina Pha Daeng, cuya cima ofrece unas vistas inigualables. Tampoco se puede abandonar Nong Khiao sin haber navegado por el río Nam U a bordo de una de las tradicionales barcas de cola larga, para visitar algunas de las aldeas de etnia Khmu que hay en sus inmediaciones. Una hora río arriba desde Nong Khiao se encuentra el pueblo de Muang Ngoi Neua, antes muy popular entre los mochileros por su ambiente relajado y sus cabañas con hamaca junto al río, que lentamente están siendo sustituidas por alojamientos turísticos más convencionales.

Cascadas-Luang-Prabnag

6) Phonsavan y la misteriosa Llanura de las Jarras

Phonsavan, la capital de la provincia de Siang Khuang, es un destino turístico menor dentro de Laos, y es el campamento base para visitar la Llanura de las Jarras, una serie de recintos arqueológicos que contienen un millar de enormes jarras megalíticas datadas entre los años 500 a.C. y 500 d.C. Pero las enormes jarras no son el único atractivo del lugar. El paisaje de la meseta de Siang Khuang es distinto al del resto del país: es común aquí ver pinares y campos de girasoles, y aquí viven en su mayoría los habitantes de la etnia Hamong, una de las más destacadas del país. Por otro lado, esta región fue una de las más castigadas por los bombardeos de la Guerra de Vietnam, y en casi todas sus aldeas se puede apreciar como la carcasa de las antiguas bombas se ha reutilizado para todo tipo de usos domésticos: las patas de un granero, el asiento de columpio, un abrevadero para los cerdos o un macetero, por ejemplo. La presencia de explosivos de guerra sin detonar hace que sea muy recomendable contratar los servicios de un guía local si se desea explorar las áreas rurales más allá de los caminos marcados.

7) El loop de Thakhek y la cueva de Kong Lo

Thakhek es una de las principales ciudades del sur de Laos, y es el punto inicial de un recorrido circular en moto a través de una zona de preciosos paisajes de montañas calcáreas y cuevas. Por suerte desde hace unos años todo el recorrido se encuentra ya asfaltado, y ya no son tan frecuentes los turistas con extremidades vendadas y enyesadas que hasta hace pocos años eran una estampa habitual de Thakhek… aunque todavía hay que extremar las precauciones, sobre todo debido a la precariedad de los hospitales de Laos. La ruta circular desde Thakhek, el lugar donde se debe alquilar la moto, se suele completar en tres días, y más allá de numerosos tramos de arrozales y paisajes montañosos especialmente bonitos, la visita estrella del loop es Kong Lo, una enorme cueva atravesada en toda su extensión por el cauce de un río, que se visita en barca. Otro tramo de especial belleza es la carretera que se encuentra inmediatamente al este de Thakhek, con un montón de cuevas de todo tipo, muchas de ellas reconvertidas en lugares de culto budista.

Puesta-de-sol

8) La meseta de Bolaven

La meseta de Bolaven, situada al este de Pakse (capital del sur de Laos), es una preciosa región repleta de cataratas, arrozales, cafetales y aldeas de grupos étnicos minoritarios. La manera ideal de recorrer la zona es alquilar una moto en Pakse, ya que las principales carreteras están en bastante buen estado (en comparación con el resto de Laos), y ello permite ir haciendo frecuentes paradas en los muchos lugares de interés que hay junto a las carreteras o en sus cercanías. Una muy buena opción para quienes vayan en moto es hacer la ruta circular Pakse-Tad Lo-Thataeng-Paksong-Pakse, y si se dispone de más tiempo se puede extender hasta la población de Attapeu, en el extremo suroriental del país, junto a la frontera vietnamita. De las cataratas, no hay que perderse Tad Ñeuang, Tad Fan, Tad Phasuam, así como Tad Lo, un pueblecito en las inmediaciones de varias cataratas, que es posiblemente el mejor lugar para usar como campamento base en la región de Bolaven. Muchos viajeros acaban alargando su estancia en Tad Lo mucho más de lo que tenían previsto, y pasan el tiempo relajándose junto a las cataratas, haciendo escapadas en moto por la zona y caminatas a las aldeas cercanas.

9) Las 4000 islas, tranquilidad en el extremo sur

Las tranquilísima región de las 4000 islas es el ensanchamiento del río Mekong que hay justo antes de llegar a la frontera camboyana, donde hay cientos de islas e islotes. Sólo unas pocas de ellas, las más grandes, se encuentran habitadas y disponen de alojamiento para los viajeros: por un lado Don Khong (la mayor de ellas, capital de la región, donde se encuentran los alojamientos de más categoría), y por otro Don Daeng y Don Khone (dos islas unidas por un puente, que ofrecen en general alojamiento para mochileros). Si el ritmo de vida de Laos en general ya es deliciosamente lento, en las 4000 islas las pulsaciones por minuto bajan hasta límites insospechados, y ello invita a que la mayoría de los viajeros dediquen gran parte de su tiempo ahí a relajarse en hamacas y contemplar el majestuoso río Mekong. Pero cuando se desee más actividad, hay unas cuantas opciones muy recomendables, como ir a ver las cataratas más grandes del sudeste asiático, Khon Phapheng, ir a ver algunos de los últimos ejemplares que quedan de delfines Irrawaddy, dar un paseo en barco entre las islas o practicar el kayak.

que-hacer-en-Vang-Vieng

10) El Laos que no sale en las guías

Las guías de viaje son siempre una inestimable ayuda para el viajero, pero muchas veces los momentos más memorables de los viajes se producen de forma inesperada cuando uno se aleja de los caminos más trillados. Si ello es cierto para cualquier destino, todavía lo es más en el caso de Laos, donde lo que más suelen valorar los viajeros es el carácter acogedor de sus gentes y su ritmo de vida pausado. Por ello os animamos a hacer alguna escapada a algún lugar alejado del turismo, donde seguramente los habitantes locales sentirán tanta curiosidad por vosotros como vosotros por ellos, y si tenéis una actitud abierta fácilmente terminaréis en casa de alguna familia local compartiendo una botella de aguardiente de arroz (lao-lao) y muchas risas.

Cueva-de-Laos

Dinero y Presupuesto

Laos es uno de los países más pobres del sudeste asiático. A nivel mundial es el número 116 (de 182) por PIB per cápita y el número 138 (de 188) en el Índice de Desarrollo Humano. La moneda de Laos es el kip, y a mediados de 2019 un euro equivale a unos 9.500 kips.

Laos es un destino barato para el viajero por cuenta propia, aunque sus principales destinos turísticos también ofrecen opciones para quienes quieran y puedan viajar con un cierto lujo.

Comida-laosiana

Además del kip, los dólares estadounidenses y los bahts tailandeses son ampliamente aceptados para todo tipo de pagos en Laos. En las principales poblaciones hay bancos y casas de cambio donde se puede hacer cambio de divisas (incluyendo el euro), así como cajeros automáticos que aceptan tarjetas internacionales y expenden moneda local: el kip. Fuera de la capital, es importante no fiarse demasiado de la disponibilidad de cajeros automáticos: a pesar de la reciente expansión de la red, los ocasionales cortes del suministro eléctrico y telefónico, así como las averías, hacen que sea muy recomendable llevar siempre encima suficiente dinero en efectivo para hacer frente a estas eventualidades. Muchas tiendas y restaurantes no aceptan pago con tarjeta, solamente en efectivo.

Dormir: Una habitación doble básica en un hostal de una de las principales poblaciones turísticas puede rondar los 80.000 kips (9 €), mientras que en una población menos turística puede bajar hasta alrededor de la mitad. Para quien viaje con más presupuesto, por unos 30€/noche por habitación doble se pueden encontrar buenos alojamientos de rango medio, y también existen incluso opciones de lujo, aunque sólo en las principales poblaciones y algunos otros lugares concretos.

Moverse: El precio de la mayoría de vuelos domésticos de Lao Airlines suele rondar los 100€ al cambio. Los trayectos en autobús suelen cumplir la curiosa condición de costar aproximadamente 10.000 kips (1€) por hora de trayecto (algo más caro si se trata de uno de los buses que llaman VIP). Así, el trayecto Vientiane-Luang-Prabang, que dura unas 12 horas, vale 110.000 kips… Pero hay que contar con que las estaciones de autobús se encuentran siempre lejos del centro, aun cuando se trate de una población pequeña, y ello es así para obligar al pasajero a tomar un transporte local adicional y cobrarle otros 20.000 kips.

Comer: El agua embotellada se encuentra muy fácilmente por todas partes, incluso en sencillos colmados de carretera de zonas más o menos remotas, y es común que se venda por unos 3.000 kips. Una comida típica en un restaurante local, consistente en una abundante sopa de fideos con carne y hortalizas, o un arroz frito, ronda los 15.000-20.000 kips por persona, unos 2 € al cambio. La deliciosa cerveza Beer Lao, en grandes botellas de 640 ml., suele valer unos 12.000 kips en los restaurantes sencillos (alrededor de 1,3€ al cambio). Los restaurantes con platos occidentales, orientados al turismo, ya tienen precios algo más caros, y en el caso de ser restaurantes o cafeterías algo más sofisticadas fácilmente pueden llegar a alcanzar precios europeos.

Arroz-laosiano

Cómo llegar a Laos

En avión: Todas las conexiones aéreas directas de Laos son con países asiáticos de la región, o sea que volando desde Europa es siempre imprescindible hacer por lo menos una escala en algún país vecino (y habitualmente otra escala intermedia). Bangkok, como principal hub regional, es la ciudad que ofrece más conexiones aéreas con Laos, con vuelos directos a las tres principales zonas de Laos: el norte (Luang Prabang), el centro (Vientiane) y el sur (Pakse). Las principales compañías que operan vuelos regionales desde/a Laos son Lao Airlines, Bangkok Airways, y desde hace poco tiempo también Air Asia. Además de Tailandia, hay también vuelos directos a varios destinos de China, Corea del Sur, Vietnam, Camboya y Singapur.

En autobús: Hay varios pasos fronterizos terrestres muy populares entre los turistas que llegan a Laos en autobús desde Tailandia. La frontera de Chiang Khong/Huai Sai es la opción más conveniente para quienes quieran entrar a Laos desde el norte de Tailandia. La frontera de Nong Khai/Tha Nalaeng da acceso a Vientiane y el centro de Laos, y se puede llegar ahí desde la estación de autobuses de Mochit (Bangkok) en un cómodo trayecto de unas 9 horas en autobús VIP (que a diferencia de los autobuses VIP de Laos sí es realmente VIP). Otras opciones desde Bangkok son varios cruces fronterizos que comunican la región tailandesa de Isan con el sur de Laos, como el cruce de Chong Mek/Vang Tao (10 horas), el más próximo a la ciudad de Pakse. Aunque no se usan tan a menudo, también son populares los cruces por la frontera camboyana de Dom Kralor/Veun Kham, por la frontera china de Mengla/Boten, y por varios pasos fronterizos que conectan con Vietnam.

En tren: El tren es una buena alternativa para llegar a Laos para quienes viajen desde Bangkok. La opción más típica es el tren nocturno Bangkok-Nong Khai, que permite dormir confortablemente y llegar a primera hora de la mañana a la población tailandesa de Nong Khai, que se encuentra prácticamente enfrente de Vientiane, la capital de Laos, sólo que al otro lado del río Mekong. Un tren lanzadera cubre los últimos quilómetros hasta el puesto fronterizo, y una vez hechos los trámites de inmigración hay que tomar un autobús local para cubrir los últimos km hasta Vientiane. Si queréis visitar el sur de Laos, se debe tomar el tren Bangkok-Ubon Ratchathani, desde ahí tomar un minibús hasta la cercana frontera laosiana de Chong Mek, y una vez cruzada un autobús hasta Pakse, la capital del sur de Laos.

Puesta-de-sol-en-Laos

Cómo viajar por Laos

Viajando por Laos, las distancias resultan engañosas: lo que sobre el mapa podría parecer un breve trayecto puede terminar resultando un montón de horas dentro de un autobús atiborrado, ya que las carreteras son escasas, se encuentran en malas condiciones, y cubren un territorio casi siempre montañoso que obliga a serpentear constantemente. Pero aunque conviene conocer esta información de antemano, la verdad es que existen pocas alternativas al autobús, ya que el transporte fluvial ha ido desapareciendo, los aviones cubren pocos destinos domésticos y siempre siguiendo un eje radial desde la capital, y no existe el tren… aunque esto cambiará en pocos años cuando se inaugure la línea de ferrocarril que unirá el Yunnan chino con la región Tailandesa de Isan, atravesando todo el norte de Laos.

Vuelos domésticos: Hay una única aerolínea que opera los vuelos domésticos en Laos, Lao Airlines, conectando la capital con unos ocho destinos del norte y el sur del país. Volar puede ser una buena opción para ciertos trayectos puntuales que nos pueden llegar a ahorrar muchísimas horas de carretera.

Autobuses: Existen principalmente tres tipos de autobuses: los normales, los VIP y los song-thaeos. Estos últimos no son realmente autobuses, sino cabinas de camioneta con un remolque cubierto habilitado con asientos, y es el transporte local que se usa para distancias más o menos cortas dentro de una misma provincia. Los autobuses locales normales son sin duda la opción más interesante para conocer la auténtica vida local del país, ¡pero son cualquier cosa menos cómodos! Son vehículos viejos que es muy dudoso que hayan pasado alguna ITV en las últimas décadas, son lentos y hacen paradas constantes (a menudo por motivos inexplicables), el espacio de los asientos es mínimo, su única climatización es el aire que entra por la ventanilla, se estropean con frecuencia, y es común que tengan sobreocupación hasta el punto de habilitar asientos adicionales en el pasillo central, sobre taburetes de plástico o sacos de arroz. En muchos trayectos existe también la opción de los autobuses VIP, aunque su nombre sugiere algo muy alejado de la realidad: se trata sencillamente de autobuses algo menos viejos, algo menos lentos, con más espacio por asiento y una alta proporción de turistas, y sólo ligeramente más caros. En este caso sí hay climatización instalada… pero que nadie se emocione: se encuentra invariablemente estropeada. Algunos trayectos populares cuentan con bastantes salidas al día, pero muchos otros tienen pocas salidas o una única salida diaria. Es conveniente comprar el billete con un día de antelación cuando sea posible, y llegar siempre a la estación con bastante antelación, para reservar un buen asiento poniendo encima alguna pertenencia.

Alquilar una moto: es en general una opción recomendable sólo para explorar el sur de Laos, una zona en general menos montañosa y con mejores carreteras que el norte. A pesar de ello, hay que conducir con mucha precaución, ya que las motos se alquilan sin ningún tipo de seguro, dejando el pasaporte como depósito (y a veces también una fianza), el estado de las carreteras no es óptimo, y es común la irrupción de personas y animales domésticos o de granja en la calzada. La precariedad de los servicios sanitarios de Laos hace que sea un lugar especialmente poco recomendable donde tener un accidente, ¡y os lo digo por experiencia propia! El alquiler de una scooter china, no automática, tiene un precio bastante variable según el lugar donde se alquile, que suele oscilar entre los 60.000 y los 120.000 kips/día.

Mi-padre-y-Mati-en-Laos

Visado para Laos

El visado de Laos se tramita directamente a la llegada en el aeropuerto o en el puesto fronterizo terrestre, sin necesidad de hacer ningún trámite previo. Una vez llegados al puesto fronterizo hay que buscar la sección de inmigración anunciada como “Visa On Arrival”, hacer la cola correspondiente y entregar ahí el pasaporte con una validez mínima de 6 meses y un mínimo de dos hojas vacías, una foto tipo carné, y el impreso de petición de la “Visa On Arrival”, que os habrán dado en el avión o ahí mismo. Cuando os retornen el pasaporte, hay que ir a una ventanilla contigua y hacer el pago de 35$USD, aunque es necesario llevar 2$USD adicionales ya que es común que se aplique un suplemento por estampación de pasaporte u otros conceptos. En último lugar hay que dirigirse al puesto de inmigración, en un espacio contiguo, donde os estamparán el pasaporte con el sello de entrada a Laos. El pago debe hacerse obligatoriamente en dólares estadounidenses. Esta información sólo es de aplicación en el caso de pasaportes españoles, para otras nacionalidades consultar los trámites necesarios en el consulado o embajada pertinente.

Vistas-de-Luang Prabang

Salud y vacunas para Laos

No hay ninguna vacuna obligatoria para acceder al país. Siguiendo las precauciones más básicas, la inmensa mayoría de viajeros que visitan Laos no sufre ningún tipo de percance. Con cierta antelación antes del viaje es recomendable visitar un centro especializado en medicina tropical, donde os informarán de los riesgos sanitarios específicos, os aconsejarán medidas preventivas y os pondrán las vacunas necesarias. Es importante llevar un botiquín y todo lo que se prevea que pueda resultar necesario desde el país de origen, ya que ciertos productos farmacéuticos pueden ser muy difíciles de encontrar en Laos. Hay que extremar las medidas higiénicas con los alimentos (que como norma general deben ser cocidos o pelados) y con el agua, vehículo de transmisión de numerosas enfermedades infecciosas. En todas las zonas urbanas de Laos, así como en la mayoría de zonas rurales, es sencillo conseguir agua potable embotellada, y en las zonas rurales donde ello no sea posible hay que tomar medidas de precaución, como yodar el agua o hervirla antes de beberla. Conviene también tomar las medidas necesarias para evitar las picaduras de insectos, pero sin obsesionarse con el tema: llevar encima un simple repelente de mosquitos y evitar los lugares donde se perciba una presencia excesiva de bichos.

Luang-Prabang

Teléfono e Internet

Aparte de la posibilidad de usar el propio teléfono móvil de nuestro país de origen con la activación del servicio de roaming, hay varias alternativas mucho más baratas para realizar llamadas telefónicas internacionales desde Laos. La mejor de las opciones es sin duda llevar un teléfono móvil y comprar una tarjeta SIM (a partir de 10.000 kips) y tarjetas de prepago de compañías locales (a un precio de 2.000 kips/minuto sin coste por establecimiento de llamada). La cobertura de los teléfonos móviles es en general buena en las cercanías del valle del Mekong, y variable en las zonas montañosas relativamente remotas. Lo más habitual hoy en día es que todos los hoteles y la mayoría de guest houses dispongan de wifi para sus huéspedes. Por un precio económico, se puede optar también por adquirir una tarjeta SIM local con datos, que nos permitirá tener conexión a internet todo el tiempo. La conexión suele ser lenta, y la caída temporal de los servidores o los cortes ocasionales del suministro eléctrico a veces imposibilitan su uso.

Autor de esta guía

Jordi-PlaEsta guía ha sido escrita por Jordi Pla, un auténtico especialista en Laos y miembro del equipo de Mundo Nómada Travel con quien organizamos viajes por varios países del Sudeste Asiático, entre ellos, Laos.

Jordi Pla (Barcelona, 1976) es autor de los libros Guía turística y cultural de Laos (2010) y Laos, una guía cultural (2018), y es especialista en viajes al sudeste asiático continental, donde vive durante parte del año, diseñando rutas, explorando nuevos lugares y acompañando grupos de viajeros como tour leader.



¿Tenéis dudas? Leed esto antes de comentar:

A pesar de que intento responder todas las dudas expresadas en los comentarios, a veces no puedo. Si queréis hacerme alguna pregunta, la manera más directa es vía twitter: @Mundo_Nomada. También podéis plantearla en nuestro Grupo de Facebook de Viajeros por Tailandia y el Sudeste Asiático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *