¡Viaja con nosotros a Tailandia!

Mundo nómada travel Agencia de viajes en tailandia
Pide tu presupuesto ¡A medida y sin compromiso

Qué hacer en Vang Vieng: 10 planes para la capital de la aventura de Laos

Articulo

Los primeros viajeros que recorrían Laos solían detenerse en Vang Vieng sólo para hacer un alto en el camino en la ruta entre Luang Prabang y Vientián, pero poco a poco Vang Vieng se fue convirtiendo en un destino turístico en sí mismo, al que cuatro mochileros íbamos para disfrutar de sus fantásticos paisajes de colinas de piedra caliza rodeadas de arrozales. Y es que los paisajes de Vang Vieng son realmente espectaculares: parecen salidos de Dragon Ball. Aprovechábamos para explorar alguna de sus muchas cuevas, recorrer la zona en bicicleta y bañarnos tanto en el río Nam Song como en algunas lagunas cercanas con agua de color turquesa, como la famosa Blue Lagoon.

Blue Lagoon

Pero a través del boca-oreja Vang Vieng empezó a popularizarse como destino de borrachera en el mundo mochilero anglosajón. Se hizo especialmente famoso por el tubing, la actividad que consiste en sentarse sobre un gran neumático y dejarse llevar por la corriente del río… pero ello se hacía botella en mano y haciendo paradas frecuentes en los garitos que rápidamente florecieron alrededor del río, que ofrecían alcohol barato a los viajeros. La gente se pintaba el cuerpo de colores, estilo Full Moon Party, y saltaba al agua desde altos trampolines de bambú, desde largas cuerdas atadas en árboles o deslizándose en tirolinas. La fiesta desmadrada de aquellos jóvenes viajeros occidentales, compartiendo el río con los campesinos y pescadores locales que desempeñaban sus labores cotidianas, era ciertamente un espectáculo delirante. Después de varios accidentes mortales, y bajo la presión diplomática de varios Gobiernos occidentales (sin olvidar el cabreo de muchos lugareños, que sacaban un escaso rendimiento económico pero veían como su pueblo se llenaba de chavales medio desnudos y borrachos), el tubing con alcohol se prohibió en 2012.

Calle del pueblo

Al poco tiempo otro tipo de turismo empezó a tomar el pueblo: los turistas coreanos. Parece ser que a causa de salir en una o varias series coreanas, este pequeño destino de Laos se ha hecho famoso en Corea del sur, y miles de coreanos vienen todos los años para practicar turismo de aventura. Hoy en día, del rincón más inesperado de los entornos de Vang Vieng puede salir un grupo de coreanos, ya sea volando de árbol en árbol en una tirolina, cubiertos de barro hasta las cejas conduciendo quads, o saltando en bomba desde la rama de un árbol en una laguna. Es por lo menos curioso, y está por ver cuánto tiempo va a durar este furor coreano y quienes serán los siguientes en tomarles el relevo.

Coreano volador

Sea como sea, Vang Vieng es hoy en día el principal destino de actividades de aventura de Laos, y cuenta con una variada oferta para practicar el kayaking, el senderismo, la bici de montaña, la escalada, los circuitos de tirolina, alquilar un Quad o un Buggy para recorrer los caminos de tierra o subirse a un globo aerostático.

QUÉ VER Y HACER EN VANG VIENG

► 1) Explorar sus cuevas

Toda la zona de Vang Vieng está rodeada de formaciones calcáreas que albergan numerosas cuevas, grandes y pequeñas, algunas de ellas realmente bonitas. Se pueden visitar por cuenta propia, puesto que muchas de ellas son de acceso relativamente sencillo, aunque en el interior de algunas cuevas conviene extremar las precauciones debido al suelo resbaladizo y a su relieve abrupto. Para una exploración más exhaustiva de las cuevas de la zona puede ser una buena opción contratar una excursión organizada en una de las muy numerosas agencias locales. Para acceder a la mayoría de cuevas hay que pagar una pequeña entrada, y obviamente es imprescindible llevar linterna, a poder ser con sujeción frontal para dejar así las manos libres. Podemos distinguir tres zonas principales de cuevas en los entornos de Vang Viang, todas ellas situadas en la ribera opuesta al núcleo del pueblo: la zona río arriba respecto al pueblo, la zona río abajo, y el camino que se adentra relativamente perpendicular al río en el lado opuesto al pueblo.

Cueva en Vang Vieng

CUEVAS AL OESTE DEL RÍO: viniendo desde el río, el camino de piedra que pasa por delante de la pensión May Lyn se ramifica a la derecha en una serie de caminos que conducen a distintas cuevas. La más espectacular de la zona se encuentra al cabo de unos 7 kms de emprender el camino, en un desvío indicado hacia la derecha. Se trata de Tham Phu Kham, una preciosa cueva de magnitud considerable a la que se accede escalando un camino de roca de fuerte pendiente. En su interior hay una gran galería presidida por un Buda reclinado, relativamente iluminada por la luz natural, aunque para explorar la cueva más lejos hay que extremar las precauciones. En el exterior de la cueva se encuentra la famosa Blue Lagoon (¡aunque durante la época de lluvias el nombre “Brown Lagoon” resultaría mucho más apropiado!) un buen lugar donde refrescarse y limpiarse del lodo acumulado durante el peregrinaje de cuevas, a pesar de las hordas de coreanos que a menudo ocupan el lugar.

Buda reclinado en la cueva

CUEVAS RÍO ABAJO: La visita de la cueva de Tham Chang, situada inmediatamente al sur de Vang Vieng al otro lado del río, y a la que se puede ir andando con un breve paseo, merece la pena tanto por la cueva en sí mismo como por la vista panorámica que ofrece sobre el valle del río Nam Song. Se accede a ella a través de una escalinata, y la instalación de luz eléctrica y de escaleras y barandillas de hormigón facilitan su visita, al mismo tiempo que dilapidan parte del encanto del lugar.

CUEVAS RÍO ARRIBA: Al norte de Vang Viang hay un conjunto de cuatro cuevas, muy diferentes entre sí, a las que se accede siguiendo la ruta 13 hacia el norte durante unos 15 kms y tomando la desviación a la izquierda después del pueblo de Ban Na Dao. La opción más sencilla es contratar la excursión guiada en cualquiera de las agencias turísticas de Vang Viang. Tham Sang (cueva del elefante) se encuentra al lado del río, y el nombre de esta pequeña cueva, toda ella iluminada por la luz natural, viene de una pequeña estalactita en forma de cabeza de elefante que cuelga de su techo. Tham Hoi (cueva del caracol) es una cueva estrecha con una figura de Buda en su entrada, y se alarga durante algunos kilómetros siguiendo un pasillo estrecho y embarrado. Tham Lup, muy próxima a la anterior, es la más grande y espectacular de las cuatro, y contiene imponentes formaciones de estalactitas y estalagmitas. Para terminar, la visita de Tham Nam (cueva del agua) es una experiencia refrescante: se trata de una cueva inundada por el agua de un afluente del río Nam Song, y por ello se visita flotando sobre un neumático y tirando de una cuerda que sigue un circuito dentro de la cueva. Una visita turística, sí, ¡pero divertida!

► 2) Recorrer sus entornos en bici o moto

El alquiler de bicicleta o moto es una buena opción para explorar los entornos de Vang Viang, aunque es importante tener en cuenta que muchas de las carreteras y todos los caminos siguen sin estar asfaltadas. La sensación de circular al atardecer al lado de los arrozales y las espléndidas montañas calcáreas no tiene precio. El mapa editado por “Hobomaps”, que puede comprarse en muchas tiendas por 25.000 kips, es una adquisición imprescindible para moverse por cuenta propia por los alrededores de Vang Vieng y encontrar los lugares más destacados.

Por unos 10.000 kips se puede alquilar una bicicleta de paseo para todo un día, y por 20.000 kips/día una bicicleta de montaña. Sin lugar a dudas, la segunda opción es la más recomendable para recorrer los caminos de tierra de la zona, a pesar de que en cualquier caso resulta realmente difícil encontrar una bicicleta en buen estado, ¡y es imprescindible comprobar bien su buen funcionamiento antes de alejarse del pueblo! El precio del alquiler de motocicletas empieza alrededor de los 50,000 kips para un día entero, y a partir de 70,000 kips si se quiere con cambio de marchas automático. Llenar el depósito de una moto estándar no debería costar más que unos 25,000 kips.

Río de Vang Vieng

► 3) Hacer Tubing

El tubing, que no consiste en otra cosa que en sentarse sobre un gran neumático y dejarse llevar por el río corriente abajo, fue durante años la actividad más popular entre los turistas que visitaban Vang Viang. Hoy en día la experiencia ha desterrado los excesos etílicos de antaño, y se ha convertido en una actividad más tranquila pero todavía ideal para divertirse con los amigos, refrescarse, tomar alguna cerveza y disfrutar de magníficos paisajes de montañas kársticas que se levantan junto al río. De hecho, todavía quedan unos pocos bares abiertos en los que es posible detenerse para tomar una cerveza durante el recorrido.

La fuerza de la corriente varía mucho según la época del año, y dependiendo del caudal del río el trayecto sin paradas puede ser desde bastante rápido (menos de dos horas en época de lluvias) hasta exasperantemente lento (más de tres horas en época seca).

El alquiler del neumático y del transporte en tuk-tuk hasta el punto de salida (que se encuentra junto a la Organic Farm, 4 km. río arriba) se hace en una tienda ubicada en la esquina del cruce de calles más céntrico de Vang Vieng, por un importe de 55.000 kips más un depósito de 60.000 kips. El neumático debe devolverse antes de las 18:00. Se pueden alquilar también bolsas impermeables para los objetos personales, o comprar una en cualquiera de las tiendas del centro. Eso sí, no llevéis encima nada más que lo estrictamente imprescindible, pues no es raro que las bolsas no cierren perfectamente bien, que los usuarios no sepan cerrar bien la bolsa pese a creer que sí… ¡o que las cervezas durante el trayecto les hagan perder la habilidad de hacerlo!

Saltando

► 4) Ascender el cerro Pha Poak

El ascenso de Pha Poak, una colina de piedra caliza al oeste de Vang Vieng, es una actividad popular entre los viajeros y muy recomendable. La colina se puede reconocer desde la orilla del río Nam Song gracias a la bandera que corona su cumbre. Desde el pueblo de Vang Vieng se llega a su base con una caminata fácil de una media hora, pero subir a la cima es algo más complicado, puesto que hay que ascender un camino empinado de rocas escarpadas. En el camino hay escaleras improvisadas construidas con bambú y madera, que son una ayuda inestimable para completar el ascenso y llegar de una pieza. El esfuerzo ofrece la recompensa de unas vistas magníficas sobre la población de Vang Vieng y un espectacular paisaje de montañas kársticas. Se puede considerar una excursión de dificultad media, aunque puede ser excesiva para quienes no estén en buena forma, y en cualquier caso para la mayoría garantiza levantarse con agujetas al día siguiente. En época de lluvias las nubes pueden llegar a camuflar completamente las vistas, y hay que extremar las precauciones puesto que el terreno puede ser peligrosamente resbaladizo. Para llegar a Pha Poak hay que cruzar el puente sobre el río Nam Song que hay a la altura del local de alquiler de los neumáticos del “tubing”, y seguir durante poco más de 1 kilómetro por el pequeño camino que empieza entre las guest houses “Banana Bungalows” y “Cliff View Bungalows”, hasta llegar a la base de la colina coronada por una bandera roja.

Blue Lagoon

► 5) Relajarse al estilo local en la catarata Kaeng Ñui

Sólo 8 kilómetros al noreste de Vang Vieng hay una zona verde, tranquila y bonita hasta donde es raro que se aventuren los turistas… una alternativa muy interesante en un lugar como Vang Vieng, donde en más de un momento puede apetecer perder de vista por un rato al resto de compañeros turistas. El lugar se llama Kaeng Ñui, y eso sí, debéis saber que el camino que lleva hasta ahí es una pista de tierra en estado lamentable que garantiza un traqueteo constante. Para llegar desde Vang Vieng hay que dejar la carretera “Route 13” y tomar el desvío a la derecha justo en el extremo norte de la gran explanada de la antigua pista de aterrizaje. La carretera conduce hasta el pueblo de Ban Naduang al cabo de unos 4 km, y desde ahí hay que seguir 1.5 km más hasta llegar al cruce, girar a la derecha y seguir otro tanto hasta el parking. Los song-thaews (transporte local tipo tuk-tuk grande) cobran unos 150.000 kips por el trayecto completo de ida y vuelta.

Aparte de la catarata de Kaeng Ñui (con una caída de 34 metros), a la que se llega con una breve caminata, lo más recomendable es tumbarse en una de las plataformas de bambú rústicas que bordean el pequeño río, un lugar de relax muy popular entre los habitantes locales. Justo al lado hay sencillos puestos donde sirven cerveza y carne a la brasa, desde pollo y pescado… ¡hasta carnes más exóticas como el murciélago! En los días calurosos, beber una cerveza sentado sobre las rocas dentro del río puede llegar a ser una experiencia celestial. Eso sí, ni se os ocurra venir hasta aquí durante la época de seca, pues el lugar puede llegar a estar prácticamente seco.

Mercado nocturno de Vang Vieng

► 6) Hacer kayak

Desde que el “tubing” perdió su posición central como actividad estrella de los viajeros en Vang Vieng, el kayak ha ido ganando popularidad, y actualmente todas las agencias del pueblo ofrecen una variedad de programas de kayak por el río Nam Song, desde una hora hasta recorridos guiados de un día completo o más. Debido a la gran competencia entre las agencias, los precios de los tours en kayak son muy económicos, pero al mismo tiempo hace que para recortar gastos la calidad se resienta: grupos grandes, pocos guías, equipos en estado precario, etc. Hasta donde nosotros conocemos todas las agencias siguen este mismo patrón, por lo que no podemos recomendar una agencia que ofrezca mayores garantías que el resto.

► 7) Dar un paseo en lancha por el Río Nam Song

Para quienes quieran dar un paseo por el río que no requiera ningún tipo de esfuerzo físico, sólo disfrutar del paisaje magnífico de las montañas, es posible hacer un recorrido panorámico en lancha por el río Nam Song. El punto de salida se encuentra junto al puesto donde se paga la actividad, en la orilla del río justo al lado del hotel “Villa Nam Song”, y el precio del paseo en lancha, de unos 45 minutos, es de 80.000 kips.

Vistas desde el Amari Hotel

► 8) Practicar escalada

Las espectaculares montañas calizas de los entornos de Vang Vieng son un entorno  fantástico donde practicar la escalada al aire libre, tanto para escaladores experimentados como para principiantes, puesto que es posible hacer aquí cursos de introducción a la escalada. Una buena alternativa es contactar con la escuela de escalada “Adam’s Climbing School”, que opera desde el año 2004, trabaja con grupos de como máximo 4 escaladores por instructor, y ofrece cursos de iniciación desde medio día hasta 5 días, además de alquilar material de escalada y organizar rutas para escaladores experimentados. El área habilitada para la escalada se encuentra a unos 2,5 kilómetros al norte de Vang Vieng, que durante la temporada de lluvias se sustituye por el interior de una cueva ubicada también unos 2,5 kilómetros al oeste de la ciudad.

Mercado nocturno del pueblo

► 9) Subirse a un globo aerostático

Vang Vieng es un lugar perfecto para subirse a un globo aerostático, tanto por la belleza del paisaje montañoso como por su precio, ya que si bien es una de las actividades más caras que pueden hacerse en el pueblo, sin duda es mucho más barata que en prácticamente cualquier otro lugar del mundo. El precio es de 90 USD, incluyendo el transporte de ida y vuelta desde el hotel, y se puede elegir entre volar con la salida o la puesta del sol.

► 10) Algo diferente…

Todas estas actividades pueden ser excelentes opciones para el viajero en Vang Vieng, pero siempre es recomendable abrir la mente y usar la imaginación para hacer algo diferente, que no requiera acercarnos a ninguna agencia de turismo ni pagar ninguna entrada. La mayoría de los laosianos tienen una actitud acogedora con quien se acerca a ellos con una actitud amistosa y respetuosa, y ello puede abrir muchas puertas. ¿Unirse a una partida de petanca o un partido de futbol con algun grupo de jóvenes del pueblo? ¿Ofrecerse para programar una clase de inglés en una escuela local? ¿Charlar con los monjes y novicios de los templos budistas del pueblo? Las alternativas son muchas. Aunque la relativamente grande afluencia de turismo pueda hacer pensar lo contrario, en Vang Vieng es también posible entrar en contacto con el Laos más auténtico.

Niños bañándose en Vang Vieng

Hoteles en Vang Vieng

Vang Vieng solía tener solamente hostales y hoteles pequeños pero últimamente se han empezado a instalar en la ciudad cadenas hoteleras internacionales, como la tailandesa Amari que abrió en 2018 el Amari Vang Vieng 4*. Otro hotel muy popular es el Riverside Boutique Resort 4*.

Como 3* os recomendaríamos el Vieng Tara Villa, un hotel que triunfa entre instagrammers gracias a su idílica ubicación entre campos de arroz (foto siguiente). El Vang Vieng Boutique Hotel 2* está bien por lo económico que es.

Vieng Tara Villa Resort

Hay también hoteles tipo cabañas, como el Lao Valhalla Bungalows y hostales como la Phoomchai Guesthouse. Si vais de mochileros, casi que no necesitáis ni reservar con antelación. Al llegar ya encontraréis ofertas.

Cómo moverse por Vang Vieng

Una buena idea para explorar Vang Vieng y sus alrededores es alquilar una bicicleta. Os costará solo unos 10,000 kips para todo el día ¡Regalado! Si queréis ir lejos o no os va el pedaleo, entonces también podéis alquilaros una moto. Las tenéis a partir de 40,000 kips, si bien lo más normal es pagar alrededor de 50,000 kips por día. Hablamos de scooters. Si queréis algo más grande, pongamos una 150cc, entonces deberéis rascaros un poco más el bolsillo y abonar al menos 150,000 kips.

También podéis contractar un tuk tuk con conductor para que os lleve a ver cosas. Suelen cobrar unos 10,000 kips por trayecto. Si lo queréis para todo el día esperad pagar sobre 130,000-150,000 kips.

Cómo llegar a Vang Vieng

Vang Vieng está justo a medio camino entre la capital, Vientiane, y la ciudad más turística de Laos, Luang Prabang.

La gente suele llegar a Vang Vieng básicamente desde dos destinos:

► Desde Luang Prabang: Se trata de un recorrido de 183 kms que se recorre entre 5-7 horas según el vehículo. Coches privados van mucho más rápidos que autobuses públicos. Si queréis hacer el trayecto en transporte público podréis escoger entre furgonetas, autobuses VIP o autobuses públicos, siendo éstos últimos los más lentos. Salen desde la estación de autobuses de Luang Prabang desde 9h a las 21h. Cuestan entre 90,000 y 130,000 kips. Puedes comprar los billetes desde la estación de autobuses o desde los hoteles/hostales. Probablemente te cobren un poco más si es en un hotel. Tenéis más info sobre Luang Prabang aquí.

► Desde Vientiane: Las dos ciudades están separadas por 156 kms que se recorren en 4-5 horas. La carretera es más plana y está mejor aunque es menos interesante que en el trayecto hasta Luang Prabang. Hay furgonetas que salen continuamente y cuestan entre 35-50,000 kips. Después hay autobuses VIP que cuestan sobre 70,000 kips y autobuses locales más baratos. En el artículo de Vientiane tenéis más info sobre las estaciones de autobuses de esta ciudad.

Pueblo de Vang Vieng



¿Tenéis dudas? Leed esto antes de comentar:

A pesar de que intento responder todas las dudas expresadas en los comentarios, a veces no puedo. Si queréis hacerme alguna pregunta, la manera más directa es vía twitter: @Mundo_Nomada. También podéis plantearla en nuestro Grupo de Facebook de Viajeros por Tailandia y el Sudeste Asiático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *